Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México se convierte en miembro efectivo del GATT

México firmó ayer en Ginebra su adhesión al Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT), con lo que el país azteca podrá participar como 92º miembro de la organización en la reunión ministerial que se celebrará el 15 de septiembre en Punta del Este (Uruguay) y disfrutar de todas las concesiones arancelarias negociadas por los otros miembros desde la entrada en vigor del Acuerdo General en 1948.

Al firmar el acuerdo, México se compromete a consolidar sus derechos de aduana a un tipo máximo del 50%. En el caso de muchas importaciones será aplicable un arancel más bajo. Procederá también a introducir ajustes en las medidas fiscales, en el sistema de licencias de importación y en otras medidas no arancelarias. Asimismo se prevé que el Gobierno mexicano suscriba cierto número de acuerdos relativos a medidas no arancelarias concertados en la ronda de Tokio.Además de los elementos propios de un protocolo de adhesión al acuerdo general, el texto relativo a México contiene cuatro importantes elementos adicionales que, según los medios mexicanos, le convierten en un documento ad hoc. Se trata de la condición de México como país en desarrollo, lo que le permitirá gozar en todo momento de un trato especial y más favorable establecido por el GATT para esta clase de países; la salvaguardia de la potestad del Estado mexicano a ejercer plena soberanía sobre sus recursos naturales, particularmente en el sector energético. Así, México, que definió una política racionalizada en este sector, podrá seguir aplicando su opción de regulación de los volúmenes para la exportación y mantener una plataforma de explotación limitada sin incumplir sus compromisos con el GATT.

También se contempla el reconocimiento del carácter prioritario que México otorga al sector agrícola y el derecho de este país a continuar aplicando su plan nacional de desarrollo y los programas sectoriales y regionales que de él derivan.

El informe de un grupo de trabajo que precedió la fase final de la entrada de México en el GATT recoge el propósito declarado de la parte mexicana de adherir a algunos códigos de conducta del acuerdo general, en especial los de licencias de importación, antidumping, normas y valoración de aduanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de julio de 1986