Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento distribuirá un millón de bolsas para la recogida de excrementos

Un millón de bolsas para la recogida de los excrementos caninos será distribuido por el Ayuntamiento de Madrid entre los almacenes que venden objetos para animales. La Comisión de Gobierno informó ayer que se había decidido por este sistema después de estudiar varias propuestas presentadas para acabar con las molestias que ocasionan los excrementos de los perros en la vía pública. Con esta medida, se trata de concienciar a los dueños de los 78.000 perros vacunados que hay en Madrid.La citada bolsa es una cartulina rectangular con la que recoger la caca, y una bolsita de papel fuerte donde depositarla para su posterior eliminación. El costo de cada bolsa es de ocho pesetas y su distribución, gratuita. Sin embargo, el precio de total podía ser menor debido a la cantidad de bolsas adquiridas.

El pasado mes de noviembre entró en vigor una nueva ordenanza sobre medio ambiente que, entre otros aspectos, fija sanciones de hasta 25.000 pesetas de multa a los propietarios de perros que ensucien la vía pública.

Parque de la Cornisa

Asimismo, el Ayuntamiento acordó destinar 120 millones a la creación del Parque de la Cornisa, que estará situado entre la iglesia de San Francisco el Grande y la Ronda de Segovia. Otros 138 millones serán adjudicados para las obras de acondicionamiento de la antigua funeraria de la calle Galileo para Centro Socio-Cultural de Chamberí.Por otro lado, la instalación de contenedores de residuos sólidos urbanos será extendida a todos los distritos de la ciudad, excepto Centro y Moratalaz, por considerar que la instalación del sistema en estos dos distritos no es tan urgente. El presupuesto para este proyecto rebasa los 192 millones.

La Comisión de Gobierno anunció también la creación de una Oficina Municipal de Promoción Económica con el fin de orientar a las pequeñas empresas en sus proyectos y activar la creación de empleo en la ciudad. El Ayuntamiento pretende crear así un vehículo de unión entre las entidades financieras y de ayuda tecnológica y los inversores privados. No se descarta la posibilidad de que el organismo de facilidades a las empresas en el pago inicial de tributos municipales, e incluso participe en el capital de algunas nuevas empresas.

Se acordó, por último, no proceder el próximo día 29 al derribo de las treinta casetas de libros que hay en la Cuesta de Moyano. El alcalde, Juan Barranco, ha solicitado el ingreso en la Asociación de Amigos de los libreros de la Cuesta de Moyano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de julio de 1986