Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Confusión en torno al origen de la infección que ha afectado a 93 niños en un campamento de Cercedilla

El origen de la doble infección que ha provocado la hospitalización de 93 niños y seis adultos que descansaban en un campamento de Cercedilla sigue sin estar claro. El alcalde de Cercedilla, el independiente Enrique Espinosa, desmiente que haya sido el exceso de cloro en el agua el causante de la hospitalización de seis de los niños ingresados, ya que la colonia se abastece del depósito comunitario. Mientras que el concejal Emilio García Horcajo aseguró ayer que oficialmente no se ha dicho el origen de la primera infección, dos días antes el también concejal Enrique Moral declaraba que el virus procedía de una de las cocineras, que se encontraba enferma. El Ayuntamiento de Madrid decidió cerrar el campamento el pasado miércoles.

Desde el pasado 1 de julio, fecha de la inauguración del campamento de verano que el Ayuntamiento de Madrid tiene en la localidad de Cercedilla, 93 niños y seis adultos han tenido que ser hospitalizados en el hospital del Rey, de Madrid, con síntomas de intoxicación. De ellos, 84 jóvenes y seis adultos pertenecían al primer turno de la colonia; los nueve restantes, niños, al segundo turno. De estos últimos se dijo que seis estaban afectados por un exceso de cloro en el agua y tres, hospitalizados el miércoles, por salmonella.En el primer caso, fuentes municipales apuntaron la posibilidad de que la intoxicación se debiera a la ingestión de comida en malas condiciones. Días después, el concejal de Educación y Deportes, Enrique Moral, afirmó que el origen de la hospitalización, según los análisis efectuados por el laboratorio municipal y, el Centro Nacional de Alimentación de Majadahonda, el virus procedía de una cocinera, que se encontraba enferma.

Sin embargo, el primer teniente de alcalde, Emilio García Horcajo, explicó ayer que, sobre el origen del foco de infección de salmonella que afectó a los 84 niños, "oficialmente nunca se ha dicho nada, pues los laboratorios no han concretado las causas. Es arriesgado atribuírselo a un manipulador de alimentos". En el Ayuntamiento de Cercedilla, sin embargo, tienen un informe enviado por el Servicio de Epidemiología del Centro de Alimentación de Majadahonda en el que se señala la cáscara de los huevos como causante de la infección de salmonella.

Respecto a la segunda intoxicación, ocurrida el pasado lunes otros seis niños sufrieron una fuerte colitis y tuvieron que ser trasladados a Madrid, aunque en esta ocasión se apuntó que el motivo fue un exceso en la cloración del agua potable. El posterior ingreso de otros tres niños que sufrían vómitos y no podían ingerir alimentos sólidos motivó que el Ayuntamiento de Madrid decidiera cerrar el campamento juvenil de Cercedilla.

Por su parte, el alcalde de Cercedilla, el independiente Enrique Espinosa, negó ayer que la cloración haya sido la causa. Según Espinosa, el depósito que abastece al colegio de La Paloma, lugar donde se encontraba el campamento, es el mismo que proporciona agua a 3.000 habitantes de Cercedilla, "y a nadie le ha pasado nada, sólo a los niños del colegio".

Riesgo de infecciones

Ayer, García Horcajo dijo que el Ayuntamiento de Madrid había decidido clausurar el campamento al no haberse detectado el foco de infección y existir el riesgo de que se repitieran las intoxicaciones. El concejal aseguró que se habían tomado las medidas preventivas adecuadas antes de iniciar los campamentos y que se actuó con celeridad una vez que se conocieron los casos de intoxicación.García Horcajo restó importancia a las últimas infecciones, al declarar que "las colitis son normales en los niños que van a los campamentos de verano". Para el alcalde de Cercedilla, el Ayuntamiento de Madrid "ha tenido miedo de cerrar antes, el campamento, por la repercusión que pudiera tener". Y añade: "Tras la primera intoxicación masiva, tenía que haberse cerrado el colegio durante un tiempo hasta tener la completa seguridad de que la infección estaba controlada". El 16 de julio llegó al campamento de Cercedilla una segunda tanda con casi 100 niños.

En el hospital del Rey siguen internados 12 niños. La doctora Eloísa Bernal, encargada de vigilar su evolución, ha afirmado que todos se encuentran muy bien y ya no presentan fiebre ni colitis, excepto una niña que aún hace 15 deposiciones diarias. El niño Francisco Javier Crespo continúa en la unidad de vigilancia intensiva, dado que el virus de la salmonella le llegó a la sangre y su organismo todavía no recibe bien alimentos sólidos. La doctora indicó que aún no se tienen los resultados de los análisis de los nueve niños ingresados últimamente, pero aclaró que la infección de uno de ellos ha sido producida por la salmonella enteritis.

Después de la clausura del campamento, los 86 niños que se encontraban en él fueron trasladados al colegio de La Paloma en Madrid, hasta que fueran recogidos por sus respectivas familias. El Ayuntamiento les ha ofrecido la posibilidad de que completen en otro campamento en el mes de septiembre los 15 días que iban a pasar en Cercedilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de julio de 1986

Más información

  • El Ayuntamiento de Madrid decidió cerrar la colonia