Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPEN BRITÁNICO DE GOLF

El australiano Norman, favorito para el título

El australiano Greg Norman, sin un rival de gran talla que le presionara, mantuvo el liderazgo del Open británico de golf. La tercera jornada de este torneo sentenció definitivamente a sus ex campeones. Severiano Ballesteros, Jack Nicklaus, Lee Treviño y Sandy Lyle, que se escaparon de la eliminación por un golpe, no pudieron recuperar el terreno perdido y dijeron adiós a la victoria en la 115 edición de este torneo. José María Cañizares se consolidó como el mejor español clasificado y se encuentra en quinta posición, a seis golpes del líder.

Greg Norman, de 31 años, puede conseguir hoy su primer torneo del Gran Slam. Por tercera vez en la presente temporada Norman saldrá a disputar la última jornada de un gran torneo en calidad de líder. En las dos anteriores ocasiones falló. En el Masters se le indigestó un colosal Nicklaus y en el Open de Estados Unidos fue Ray Floyd quien se le coló y le ganó el título. La gran ventaja del australiano en el Open Británico es que no tiene rivales de suficiente talla que hagan peligrar su posición o que le presionen para ello. Al mismo tiempo la gran desventaja será su propia mentalización. Si sale convencido de que puede ganar, ganará; pero si se deja traicionar por el recuerdo del Masters y del Open de Estados Unidos, y siente excesiva presión por estar en el primer puesto dejará abierto el título a otro que tampoco no lo haya ganado jamás.Norman, líder de ganancias del circuito estadounidense, tiene la ocasión de demostrar que posee carácter de campeón. Esa acusación la lanzó él mismo contra los jugadores británicos en un libro que escribió hace dos años. Sin embargo, ayer Norman dio una prueba de lo que el liderato en un gran torneo significa para él. Después de colocarse con cinco golpes de ventaja sobre el inmediato rival, cayó en una racha de errores consecutivos desaprovechando una gran oportunidad para haber sentenciado prácticamente el torneo. Después de una primera vuelta con 34 golpes, el australiano desde el hoyo nueve encarriló bogeys en el 10, 12, 14, 16 y 18. Norman saldrá hoy a buscar su primer título con una ventaja de un golpe sobre el japonés Torny Nakajima; tres sobre los británicos Gordon Brand y lan Woosnam; seis sobre el también británico Nick Faldo, Cañizares,y el estadounidense Gary Koch; y de ocho sobre el alemán Bernhard Langer y lay Floyd, los únicos que, con menos golpes, hubiesen podido optar al título.

Sin opción

Los otros rivales de categoría quedaron sin ninguna opción ayer. Ballesteros mejoró sus dos tarjetas anteriores pero no consiguió hacer el par del campo. Sus 73 golpes, con cuatro bogeys y un birdie, le dejaron con 24 golpes sobre el par. "Yo no soy ningún robot, que está programado para ganar siempre", señaló un resignado Ballesteros. "En este torneo todo me ha salido mal".Quien sí pudo haber ganado fue José María Cañizares que, pese a sus 73 golpes, se mantiene como el mejor español clasificado. Cañizares tuvo una primera vuelta consistente, en donde los dos birdies conseguidos supieron a poco. Pero sus segundos nueve hoyos dieron al traste con todas las posibilidades que tenía de reducir distancia con respecto a Norman. Cañizares llegó a estar a sólo cinco golpes del australiano, pero no se sabe si por la lluvia o el frío, o por esa poca confianza que tiene en sí mismo, acabó hundiéndose.

Cañizares, quinto en el Car Care Plan disputado la pasada semana, nunca ha ganado un gran torneo y lleva varias temporadas sin una victoria en el circuito europeo. Tiene un juego sólido en el que sólo falla, como a muchos otros grandes jugadores, el espíritu de vencedor. En apoyo de su mala segunda vuelta habría que anotar las dificultades de la misma. Cañizares pasó de dos golpes sobre par en los primeros nueve hoyos a siete sobre par en los segundos, pero también Norman Langer, Faldo y otros más fueron víctimas del tiempo y del campo en esos injugables últimos hoyos.

Manuel Piñero y José María Olazábal siguen a Cañizares en la clasificación, con nueve golpes sobre el par. Piñero también realizó una primera vuelta con 32 golpes, tres bajo para luego ceder en la segunda donde sumó 38. Olazábal sigue demostrando que es un rival a tener en cuenta pese a sus 20 años ya que esta es su primera temporada como profesional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de julio de 1986