Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXTREMADURA

Pasividad vecinal ante el incendio de 1.500 hectáreas de pinos en Las Hurdes

Unas 1.500 hectáreas de pinos de repoblación, con una antigüedad entre los 30 y 50 años, permanecen ardiendo desde el jueves en la comarca de Las Hurdes (Cáceres) y su extinción aparece como imposible si no se consigue la movilización de los vecinos de los pueblos cercanos, que se han mostrado más preocupados por disfrutar de las fiestas locales que por colaborar en la lucha contra el fuego.El incendio se inició el pasado jueves en una zona del monte de dificil acceso, lo que hace suponer que fue intencionado. Casi controlado el viernes, se reprodujo el sábado a consecuencia del fuerte calor y de los pocos efectivos que vigilaban la zona.

Localizado entre los términos municipales de Nuñomoral y Caminomorisco, la población de esta última localidad está más pendiente de la celebración de las fiestas de San Cristóbal que de las llamas, según el relato de Consuelo Amián, una malagueña que se encuentra desde hace días en la Zona y que está asimismo sorprendida por las escasísimas fuerzas que luchan para su extinción".

Fuentes del servicio de hidroaviones llegado desde Madrid, estimaba como nula su acción si en tierra no había mayor efectividad.

El gobernador civil de Cáceres, Angel Hernández Craqui, ha hablado incluso de posibles sanciones. "No estoy dispuesto a que gente que cobra el seguro de desempleo dé la espalda al fuego".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 1986