Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUNDOBASKET 86

Greg Wiltjer

El 'pivot' canadiense, enamorado del jamón

En la selección canadiense, que está jugando su suerte en la sede de Oviedo, un hombre destaca sobre los demás. Y destaca porque es el más alto, 2,10 metros, pero también porque es básico en el juego defensivo de su equipo. Wiltjer es muy conocido en España porque ha estado jugando en el Barcelona durante la última temporada. Ha sido un año importante para su vida. Se ha enamorado de Barcelona, de España y del jamón serrano, del que quiere hacerse exportador. Tiene una oferta del Cajamadrid.

Wiltjer, de 25 años, tiene su residencia oficial en la isla de Victoria (Canadá), pero ya lleva mucho tiempo fuera de su hogar. Ha jugado en Oregón (EE UU), Brescia (Italia) y Barcelona. En el equipo azulgrana se convirtió en una pieza muy importante, pero no convenció nunca plenamente a Aito García Reneses, su entrenador, hasta el punto de que le sustituyó en el mes de febrero por Steve Trumbo para el campeonato de Liga.Greg, un hombre tranquilo, se calló y se dedicó a seguir entrenándose como si nada hubiera sucedido. Dicen que los jugadores del Real Madrid brindaron con cava cuando se enteraron del cambio de americano. Wiltjer, callado, disciplinado, se convirtió en el mejor jugador azulgrana en la final de la Recopa, que el Barcelona ganó en Italia frente al Scavolini.

Ahora Wiltjer duda sobre su futuro. Aito ya le ha dicho que aparece muy atrás en la lista de posibles americanos para la próxima temporada. El Cajamadrid, en Primera B, le ofrece 140.000 dólares por un año, más 25.000 si asciende el equipo de división, más de 20 millones de pesetas en total.

El Verona también le ha ofrecido un buen contrato, 130.000 dólares y la posibilidad de jugar con su compatriota Triano. A Wiltjer, hijo de padre holandés y madre danesa, le cuesta dejar España y parece incluso decantarse en las últimas horas por la oferta del Cajamadrid, aunque sea en Primera B. "Me gustan más los españoles que los italianos", dice Greg, "porque son más tranquilos dentro del carácter latino".

Exportador de jamón

Wiltjer se ha adaptado al Barcelona con el mismo cariño del futbolista danés Alan Simonsen, que llegó a ser uno de los jugadores más queridos en el club. Tiene otras coincidencias. La selección canadiense de baloncesto es como la danesa de fútbol; juegan muy bien, pero carecen de picardía.Eso se pudo comprobar ante los italianos: "Siempre jugamos bien y sin problemas, pero los italianos nos cerraron bien en zona y consiguieron ponernos nerviosos. Jamás hablamos entre nosotros durante los partidos, porque todo sale siempre bien y de una forma natural. Pero ante los italianos no hacíamos más que protestamos los unos a los otros".

A pesar de ese mal día, está haciendo un buen campeonato. Marcha en segunda posición en la tabla de reboteadores, con 62, sólo dos menos que el primero, el espigado brasileño Gerson.

Wiltjer, mientras duda sobre su futuro, da vueltas en su cabeza a la idea de convertirse en exportador de jamón serrano a Estados Unidos, una comida que le vuelve loco, y asegura que es tan alto "gracias a la leche canadiense". No se ve fuera de España: "Siempre he llevado una vida viajera, pero cuando me siento a gusto en un sitio quiero quedarme. Y eso me ocurre en Barcelona y en España, que me siento a gusto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de julio de 1986