Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Supremo israelí da un ultimátum a Peres en el escándalo del Shin Beth

El Tribunal Supremo de Israel concedió ayer al Gobierno encabezado por Simón Peres dos semanas de plazo para que explique por qué se opone a la apertura de una investigación oficial sobre el escándalo que rodea al Shin Beth (servicios secretos israelíes) por la muerte en 1984 de dos palestinos poco después de ser detenidos.

El escándalo -que ya acarreó la dimisión del jefe del Shin Beth, Abraham Shalom, previa concesión de una polémica amnistía gubernamental- amenaza ahora al ministro de Exteriores, Isaac Shamir, líder de la coalición derechista Likud y primer ministro en la época en que ocurrieron las muertes.Shamir, quien debería acceder al cargo de primer ministro en octubre, de acuerdo al sistema de rotación establecido en el Gobierno de unidad nacional, es acusado de encubrir a Shalom en las primeras investigaciones acerca de la muerte de los palestinos. Los detenidos, que murieron al parecer mientras eran interrogados, pertenecían a un comando que secuestró un autobús en Israel.

Fuentes políticas aseguraron que existe un acuerdo entre Shamir y Peres para impedir cualquier investigación que pueda recomendar acciones contra el primero; pero este compromiso podría romperse con el ultimátum del Tribunal Suprema, afirmaron las fuentes.

Entre tanto, una encuesta publicada ayer en el diario Hadashot muestra que el 71% de los israelíes es partidario de cerrar el asunto ahora mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de julio de 1986