Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jugador madridista Chendo sufre un accidente de tráfico en el que muere su hijo, de un mes

Miguel Porlan, Chendo, de 24 años y futbolista internacional del Real Madrid, sufrió ayer un accidente de tráfico, cerca de Quintanar de la Orden (Toledo) en el que perdió la vida su hijo, Miguel, de un mes de edad. El jugador y su esposa, María del Pilar Bueno, de 20 años, que viajaban en el mismo vehículo, resultaron huesos, mientras un cuñado suyo, Carlos Enrique Bueno, de 16 años, sufrió la fractura del brazo y la clavícula derechos. Chendo estrenó ayer el coche tras haber sacado el carné de conducir hace dos meses. El entierro será hoy, en el cementerio madrileño de Fuencarral.

Según el atestado de la Guardia Civil de Tráfico de Toledo, el accidente de Chendo y su familia se produjo a las ocho de la mañana de ayer en el kilómetro 114,5 de la carretera nacional 30 1, en el término municipal de Puebla de Almoradiel, debido a que el coche que conducía el futbolista, un Volkswagen Polo, se salió de la calzada por la derecha. El automóvil, que le había sido entregado el día anterior, se precipitó por un desnivel de unos dos metros, por lo que dio tres vueltas de campana. En una de ellas salió despedido el hijo del jugador, Miguel, nacido el 3 de junio, mientras su padre estaba compitiendo con la selección española en el Mundial 86. Chendo conoció, a su hijo el pasado día 25, a su regreso de México, y su bautizo, con su compañero de equipo Sanchis como padrino, fue el pasado sábado.El suegro del deFensa derecho madridista, Enrique Bueno, con su esposa y un hijo, (le ocho años, precedía con su propio coche al de Chendo, ya que realizaban juntos el viaje a Totana (Murcia), donde nació el futbolista, para que sus padres y familiares viesen al niño. Después tenían previsto trasladarse a Cullera, donde pasarían sus vacaciones. Enrique Bueno contó: "Emprendimos el viaje desde Madrid a las 6.30 horas. Poco antes de ocurrir el accidente, paramos en Corral de Almoguer, a desayunar, y unos kilómetros después, a unos seis de Quintanar de la Orden, se produjo el suceso".

Se salió de la calzada

"Pude presenciar cómo ocurrió", continuó el suegro del futbolista, "porque, al precederle y cruzarme antes con un camión, noté en mi coche un bamboleo fuerte e inusual, motivo por el que miré por el espejo retrovisor y pude ver cómo se salía de la calzada el de mi yerno". Su hijo Carlos Enrique, que ajasaba con Chendo, declaró: Iba a hacer un adelantamiento y un camión, que venía de frente, se nos echó encima, por lo que, al dar un volantazo, nos salimos de la carretera".

El suegro de Chendo indicó: "Paré mi coche lo antes posible, a unos 40 metros de distancia del lugar del accidente, e inmediatamente recogí del suelo a mi nieto. Creo que el niño se estaba muriendo. Posiblemente, recibió algún golpe mortal. Se lo entregué a mi esposa para que lo subiese a la calzada y en el primer vehículo que paró se le trasladó a Quintanar de la Orden". Pero el niño llegó ya cadaver al primer puesto de socorro, el de la Cruz Roja de dicha localidad.

Enrique Bueno, con algunas manchas de sangre de su único nieto en su camisa, explicó: "Chendo consiguió el carné de conducir hace dos meses. Practicó varias veces en mi propio coche. El lunes le entregaron el suyo y lo estrenó en este viaje. La velocidad a que circulábamos cuando se produjo el accidente no superaba los 90 kilómetros. Antes de emprender el viaje, decidimos que no pasaríamos de ella debido a que su coche estaba en rodiaje". El vehículo quedó destrozado y fue trasladado a un taller de reparaciones de Quintanar de la Orden. Su cuentakilómetros marca 255 kilómetros, 115 de ellos recorridos hasta el lugar del accidente.

Después de producirse éste, el jugador madridista y sus acompañantes -su cuñado Carlos Enri que, que viajaba a su lado, en la parte delantera, y la mujer del futbolista y su hijo, que lo hacían en la parte trasera- fueron traslada dos al puesto de socorro de la Cruz Roja de Quintanar de la Orden. Chendo y su esposa no pade cieron más que pequeños rasgu. ños, según el examen médico que se les realizó, mientras Carlos Enrique sufrió fractura de un brazo y una clavícula, por lo que se le trasladó a Madrid, a la residencia sanitaria La Paz.

Dos funcionarios del Real Madrid, Miguel Malbo y José Luis López Serrano, al tener conocimiento del accidente, se desplaza ron a Quintanar de la Orden piara trasladar al jugador y a su esposa a Madrid y que fueran sometidos a un nuevo reconomiento médico en la clínica con la que el club tiene firmado un convenio. Los nuevos exámenes confirmaron que no su fren lesión alguna.

Varios clubes, como el Atlético de Madrid, el Zaragoza, el Valencia, el Barcelona y el Españolas como la Liga Profesional, reraitie ron ayer telegramas de condolen cia al Real Madrid.

La capilla ardiente, en los servicios funerarios de Madrid, de don de saldrá hoy el entierro a las 11.30 horas, estaba ayer cerrada por deseo de los familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de julio de 1986

Más información

  • El defensa internacional sacó el carné de conducir hace dos meses y estrenó ayer el coche