Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CONSECUENCIAS DE LAS ELECCIONES

Hacia un partido conservador

"Alianza Popular ha demostrado ser lo único sólido, en este sector (del centro derecha)". Estas palabras de Fraga, que de alguna manera contradicen anteriores alusiones a la necesidad de una coalición con otros partidos, que vayan logrando la mayoría natural capaz de derrotar al socialismo, ilustran el viraje que se va operando entre los teóricos de AP.La idea, lanzada por Alfonso Osorio en la reunión de la Junta Directiva Nacional aliancista, de que ni PDP ni PL captaron el 22 de junio el voto que correspondió a UCD, y que este voto centrista fue a parar casi íntegro al CDS de Suárez, encontró inmediato eco en el partido de Fraga. De ahí el Llamamiento de la Junta para que los "militantes de fuerzas políticas afines" (alusión a PDP y PL) se integren en "un solo partido ampliamente popular" -el texto obvia citar expresamente a AP-

Se trata, en el fondo, de renunciar a la idea de una coalición centrista para, según un miembro del gabinete de estrategia que dirige Osorio, "hacer un gran partido conservador, como el británico". "Ya que se ha demostrado que el voto del centro no viene a nosotros, porque los electores nos juzgan conservadores, tomemos de una vez una opción clara, y ocupemos el espacio que los españoles nos reclaman", añadió esta fuente. El líder de esa opción conservadora -el término era, hasta ahora, rechazado por AP- será, claramente, Fraga, quien ayer se indignó con un periodista que le preguntó si en AP se había "puesto en la picota" su liderazgo: "Todavía no ha nacido quien me haga a mí la cama en política".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de julio de 1986