ELECCIONES, EL 22 DE JUNIO

Sainz de Robles dice que los reformistas no pretenden "recoger fragmentos del pasado"

Federico Carlos Sainz de Robles, primer candidato del Partido Reformista (PRD) por Madrid, negó ayer que los reformistas vayan a convertirse en un partido bisagra o árbitro en el Parlamento que se elige el próximo 22 de junio. "El nuestro es un programa de gobierno; nada de fragmentos aislados ni de esperanzas de recoger fragmentos del pasado", dijo, aludiendo al pasado ucedista de gran parte de los reformistas.

Más información

El candidato, junto a Antonio Garrigues y Juan Antonio García Díez, números dos y tres de la candidatura, respectivamente, y a Miquel Roca, tomó la palabra ante los 419 candidatos al Congreso y al Senado que presenta el PRD, reunidos en un hotel madrileño."Las bisagras sirven para las puertas, y nosotros no queremos puertas", dijo Sáinz de Robles. "En el reino de los vivos, la única bisagra que conocemos es la de los moluscos", agregó el ex presidente del Consejo General del Poder Judicial. "Cuando se abren las valvas, el fruto está a la derecha o a la izquierda y su destino es ser comido". Añadió en tono irónico que los españoles tienen contraída con el PSOE una deuda de gratitud, "que vamos a pagar muy pronto".

Miquel Roca, "candidato del PRD a la Presidencia del Gobierno", como es presentado en los mítines, reiteró su deseo de celebrar un debate cara a cara "con el presidente del Gobierno en funciones y candidato socialista", aunque admitió que ese encuentro tiene muchas posibilidades de no celebrarse. "Me gustaría preguntarle por qué anuncia sus viajes como presidente para septiembre, dando por descontado que el pueblo español le va a votar. Me gustaría preguntarle también dónde pasará las vacaciones: en el Azor otra vez o en el Pazo de Meirás en esta ocasión", dijo entre los aplausos de sus seguidores.

Caso omiso a las críticas

Roca aleccionó a sus candidatos sobre cómo deben afrontar la campaña. Según él, los reformistas serán los más atacados, desde la derecha y desde la izquierda, pero les adoctrinó para que ni les asuste la crítica ni dediquen más de 30 segundos a contestarla, y se vuelquen en hablar a los electores de los problemas de cada día que les afectan. "Somos el factor revulsivo de esta campaña, que sin nosotros sería un aburrimiento", dijo.

El candidato reformista acusó al alcalde de Badajoz (el socialista Manuel Rojas) de haber despedido al segundo candidato reformista por esa provincia, Valentín Suárez, al día siguiente de la presentación pública de su candidatura. Suárez, dirigente de la Federación de Asociaciones Romaníes (gitanos) de España, estaba contratado por el municipio para dirigir un programa de atención a los marginados sociales.

Como catalán, Roca pidió "disculpas" por unas palabras pronunciadas la víspera por el ex portavoz del grupo parlamentario del PSOE, Eduardo Martín Toval, quien había afirmado en Gerona que los socialistas catalanes "han tenido una incidencia brutal en el funcionamiento del Gobierno". "Yo pretendo", dijo el candidato reformista, "una incidencia moderada y constructiva, sin brutalidad".

García Díez, ex vicepresidente del Gobierno con UCD, afirmó que bajo el Gobierno socialista se ha deteriorado "mucho de lo hermoso que nosotros construimos durante la transición".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 25 de mayo de 1986.

Lo más visto en...

Top 50