Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un traumatismo craneal acaba con Gaston Defferre, 'viejo león' del socialismo francés

Gaston Defferre, el viejo león del socialismo francés, alcalde de Marsella desde 1953, falleció ayer, a los 75 años, víctima de un traumatismo craneal que se produjo en la madrugada del martes por una caída en su apartamento. El presidente de la República, François Mitterrand, uno de sus mejores amigos, que llegó ayer a París procedente de la cumbre de Tokio, se trasladó inmediatamente al hospital marsellés para dar su pésame a la viuda, la escritora y periodista Edmonde Charles-Roux.

La muerte de Defferre supone el fin de una época en la vida política francesa y, abre una difícil lucha por el poder, no sólo en el Ayuntamiento de Marsella sino también en la Federación Socialista de Bouches-Rhones. El accidente de Defferre se produjo precisamente poco después de una tensa reunión de dicha federación, en la que el alcalde de Marsella sufrió una importante derrota.Durante cerca de ocho horas, Defferre luchó a brazo partido para intentar imponer a su candidato frente a su delfin y ahora oponente Michel Pezet. La votación final dio la victoria a su enemigo político por 118 votos contra 109.

El padrino de Marsella, que había controlado firmemente su partido durante más de 30 años, era consciente de que su reinado indiscutido estaba llegando a su fin pero Defferre, que siempre apoyó las iniciativas para renovar el Partido Socialista, se negaba a ceder las riendas del poder en su propio distrito. "Preparan mi sucesión y entierro antes de tiempo", aseguró hace pocos días a un grupo de amigos.

Su viuda, con la que se casó en terceras nupcias en 1973, se negó a recibir el pésame de quiénes. encabezaron la contestación el pasado martes. Michel Pezet, un ambicioso joven que fue arrancando poco a poco el poder de manos de Gaston Defferre, optó por no acudir al hospital y enviar sólo un telegrama de pésame. "Compadezco a quienes me acusan de haberle proporcionado un golpe fatal. Gaston respetó siempre a los adversarios leales y menospreció a los aduladores", explicó a la Prensa local.

Conmoción en Marsella

La desaparición de Gaston Defferre ha provocado una auténtica Conmoción en Marsella, ciudad que él ayudó a cambiar y a convertirse en uno de los núcleos urbanos más importantes de Francia. El alcalde era el personaje más popular y hasta sus enemigos políticos se sentían orgullosos de su socarronería y sentido del humor. Su fama llegó a la cumbre en 1967 cuando se batió en duelo con el diputado gaullista René Ribiere, que le había llamado estúpido en la Asamblea Nacional. El viejo león demostró ser hábil con la espada y proporcionó a su adversario dos rasguños que le impidieron casarse al día siguiente, como estaba anunciador. El general De Gaulle, que calificó el asunto de ridículo, impidió que los ministros del Gobierno acudieran a la boda del diputado vencido."Gaston Defferre fue un hombre político fuera de lo común", aseguró el secretario general del Partido Comunista, Georges Marchais. El homenaje cobra todo su valor si se sabe que Defferre fue uno de los más decididos oponentes del PCF y que aceptó el programa común de la unión de la izquierda sólo por disciplina y sin ningún entusiasmo. El primer ministro, Jacques Chirac, afirmó que su muerte "deja un gran vacío en Francia" y que con Gaston Defferre se cierra una época de la vida política del país.

Más información en la página 35

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 1986