Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jueces progresistas rechazan las críticas de los conservadores al Constitucional

Jueces para la Democracia no comparten la tesis de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), mayoritaria y, conservadora, de que el Tribunal Constitucional ha dado un "golpe de gracia" al poder judicial (veáse EL PAÍS de ayer). Según informó el portavoz de la asociación judicial progresista y minoritaria, Juan Alberto Belloch, la sentencia del alto tribunal que rechazó los conflictos de competencias planteados por el anterior Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) esclarece que el órgano de gobierno del poder judicial "no puede asumir la representación ideológica sindical, ni desde luego procesal, de los jueces y magistrados".La opinión de Jueces para la Democracia es que dicha sentencia, "aun sin entrar en el fondo, contribuye a esclarecer, cumpliendo con ello su función institucional, el verdadero significado del CGPJ como órgano de gobierno del poder judicial". El portavoz de la asociación judicial progresista añadió que el CGPJ "tampoco puede atribuirse como función la defensa de esos mismos jueces y magistrados frente a un eventual e hipotético enemigo común exterior". Tras señalar que sólo así puede asumirse el criterio del Tribunal Constitucional en cuanto garantiza la independencia judicial, Belloch dijo:, "La APM olvida que los detentadores del poder judicial son única y exclusivamente los jueces y tribunales en el ejercicio de su función jurisdiccional, y no, desde luego, el CGPJ".

A la espera de la sentencia del alto tribunal que con ocasión de la resolución del recurso de inconstitucionalidad planteado por el Grupo Popular contra la ley Orgánica del Poder Judicial zanje definitivamente sobre el sistema de elección de 12 de los vocales del CGPJ, Belloch recordó: "La postura oficial mayoritaria de Jueces para la Democracia es favorable a la elección parlamentaria, y existe unanimidad en que esta elección no afecta a la independencia judicial, planteamiento demagógico que no suscribimos". El fondo del problema es, dijo, "el desajuste entre la mayoría social, y la mayoría judicial".

La "decepción" por la tardanza

Respecto al calificativo de "decepcionante" que la APM dedicó a la tardanza de casi un año del Tribunal Constitucional en dictar la sentencia, y a la vista de la duración mucho mayor de muchas resoluciones judiciales, el portavoz de Jueces para la Democracia declaró: "No es serio que una asociación de jueces y magistrados pueda sentirse decepcionada por la tardanza de una resolución judicial".Preguntada su opinión ante lo inusitado de que los jueces conservadores censuren las resoluciones judiciales, Belloch manifestó: "Jueces para la Democracia se congratula de que la APM descubra y haga uso de su capacidad crítica frente a las resoluciones judiciales y espera que en el futuro siga haciendo uso de esa misma capacidad, no sólo frente a las resoluciones del Tribunal Constitucional, sino también frente a las resoluciones de los jueces y, tribunales de la jurisdicción ordinaria, en especial frente a las resoluciones del Tribunal Supremo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de mayo de 1986