Dos jueces en el banquillo

DIARIO 16Ayer comenzó en la Sala Segunda del Tribunal Supremo el juicio oral por la presunta prevaricación de dos magistrados en la puesta en libertad del mafioso italiano Antonio Bardellino, considerado fundador y dirigente máximo de la Nueva Familia.Al margen de cuál sea la decisión última de ]ajusticia, que no es cosa de presuponer aquí -obviamente, los encausados siguen siendo inocentes hasta que no recaiga sobre ellos sentencia condenatoria, si es que no son absueltos-, lo verdaderamente encomiable, y demostrativo de que algo ha cambiado en la justicia española, es el hecho mismo de que dos magistrados, uno del Supremo y otro de la Audiencia Nacional, estén sentados en el banquillo de los acusados como presuntos responsables de un delito de prevaricación; es decir, de haber dictado sentencia judicial injusta de manera consciente. ( ... )

La pasada semana, la Asociación Profesional de la Magistratura, de talante conservador, emitió un comunicado en que pedía reserva para cuantas actuaciones, expedientes, etcétera se siguieran contra los jueces para evitar el descrédito que, a su juicio, tales acciones podían derramar sobre la profesión y para no perjudicar a la presunción de inocencia. Aquella toma de actitud ya mereció un aguijón editorial de este periódico, precisamente porque la mejor manera de garantizar la salud moral de la judicatura es la de dar publicidad absoluta a cuantos procedimientos se sigan para perseguir supuestas o reales actividades irregulares de jueces y magistrados. ( ... )

29 de abril

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de abril de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50