Tribuna:Tribuna
i

Dinero más selectivo y tanteos realizadores

La proximidad del paréntesis festivo ha obligado al dinero a mostrarse más receloso y, por tanto, mucho más selectivo que en Jornadas anteriores. Esta falta de presión compradora se ha traducido inmediatamente en una serie de realizaciones de beneficios que han afectado a algunos de los valores que habían acumulado las plusvalías más cuantiosas, reproduciéndose esta situación al cierre de la sesión con varios valores de los que había conseguido terminar con beneficios. A pesar de la irregularidad deja jornada, los avances han sido otra vez la nota más destacada, aunque en conjunto han sido menores que en ocasiones anteriores. La mayor selectividad de que ha hecho gala el dinero no ha impedido que el número de valores que se han visto obligados a publicar posición de dinero sin operaciones haya sido más elevado que en la sesión precedente, encontrándose todavía entre ellos muchos de primera fila.

Por sectores, hay que señalar la mayor incidencia de las materializaciones de beneficios en el grupo químico, el único que ha registrado un retroceso en conjunto. Sus principales valores han acusado el esfuerzo realizado hasta ahora, siendo los primeros en sentir el abandono del dinero. No obstante, alguno de estos valores fueron solicitados al cierre, lo que indica que el castigo se había considerado más que suficiente.

Las eléctricas han demostrado con su evolución que el tema de los dividendos ya ha sido descontado, pues el conjunto registró avances de diversa consideración, siempre más favorables a los valores de segunda fila. El sector de construcción continúa afianzando su liderato al haber registrado muchos de sus componentes la presencia de un dinero que se les negaba a otros grupos. El índice sectorial se encuentra ya: en el 222,59%, con lo que se aleja definitivamente del sector bancario, hasta ahora el motor y líder indiscutible de esta subida.

La presencia de partidas realizadoras fue en esta ocasión muy superior entre los valores bancarios, sobre todo entre los siete grandes, cuyo saldo global presentaba un claro signo vendedor. Sólo tres de estos valores tuvieron exceso de demanda, pero se volvió a poner de manifiesto que, como siempre, es más fácil subir que bajar las cotizaciones, pues los avances fueron de hasta 30 enteros, mientras que los retrocesos llegaron tan sólo a 11. La contratación del sector ha disminuido, lo que pone de manifiesto la ausencia de dinero mas que la presión del papel, siendo la negociación de los siete grandes de tan sólo 650.000 títulos.

Telefónica vuelve a mejorar su cotización, moviéndose con facilidad por encima del 2055o, lo que indica que el dinero empuja con cierta fuerza a este valor cuando faltan menos de 10 días para que salgan a subasta las acciones de su filial, subasta que ha despertado gran interés entre los inversionistas, tanto por lo que supone de novedad como por el precedente que significa de cara a futuras salidas al mercado para otras sociedades.

El resto de los valores industriales se movió dentro del mismo ambiente irregular, pero sin que las partidas vendedoras consiguieran imponerse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de abril de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50