Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OPEP decide mantener la 'guerra de precios' al negarse 10 de sus 13 miembros a reducir la producción

La más larga conferencia en la historia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) concluyó ayer en Ginebra, después de 17 jornadas de negociaciones, con un comunicado que, en la práctica, ratifica la estrategia de guerra de precios que el cártel inició el pasado diciembre. La OPEP se fija un nuevo un límite máximo de 16,3 millones de barriles diarios para su producción durante el tercer trimestre del año, que aumentará en un millón más en el cuarto. Ambos techos están muy próximos a la demanda esperada. Los precios libres reaccionaron ayer negativamente, con una caída inicial de 50 centavos, hasta situarse cerca de los 11 dólares por barril, más de un 60% debajo de los existentes en diciembre.

Para España y los países consumidores, el acuerdo de la OPEP supone una cierta garantía de que los precios del petróleo seguirán bajos, al, menos, durante unos meses más. La economía deberá registrar una mejoría general, fundamentalmente reduciéndose el déficit público, y los consumidores se beneficiarán de unos precios energéticos que, en teoría, tendrían que oscilar a la baja, incluso algo más de los actuales niveles, segun las primeras estimaciones de los expertos.Por vez primera, la OPEP tuvo que recurrir a romper el mecanismo de voto unánime que han presidido sus decisiones en el pasado y -con el fin de llegar a un acuerdo de algún tipo, que pusiera término a más de 17 jornadas de largas y agrias negociaciones, caracterizadas por duros enfrentamientos políticos y personales entre sus miembros- decidió aprobar su comunicado final con, el voto mayoritario de 10 de sus 13 ministros. Así los reconoció el presidente de la conferencia y ministro de Energía y Minas de Venezuela, Arturo Hernández Grisanti, al leer el comunicado.

Argelia, Libia e Irán fueron los tres países que disintieron formalmente de la decisión mayoritaria. El documento recoge su firme postura, pero sin aprobarla, en favor de reducir la producción global a un nivel (14 millones de barriles; 14,5 millones y 16,8 millones de barriles, según el trimestre considerado) que impulsara hacia arriba los precios tan bajos que registra el mercado desde el pasado diciembre.

El techo formal de la producción OPEP estaba situado en 16 millones de barriles desde octubre de 1984, aunque el consorcio vendió 17,7 millones de barriles durante el primer trimestre y supera los 16 millones en la actualidad. Este exceso en la producción, y el registrado por otros productores no OPEP, es el que ha provocado la caída tan brusca de los precios en los mercados mundiales.

Yamani triunfa

El fin de la conferencia en los términos marcados por el comunicado final supone un triunfo claro de las posiciones defendidas por el jeque Zaki Yamani, ministro de Petróleo de Arabia Saudí, cuya estrategia juega más al largo plazo (más cuota del mercado mundial para su país y para la OPEP) que el corto de los precios. En este sentido, la mayoría de los miembros de la OPEP ha aceptado la tesis saudí de que el cártel necesita asegurarse previamente una cuota más amplia del mercado mundial antes de adoptar una política de precios definidamente alcista.Con todo, el comunicado reconoce la necesidad de establecer acuerdos con otros productores no OPEP antes de volver "gradual y progesivamente" a un precio del barril del crudo de 28 dólares. Crea a este respecto un comité ministerial de cinco miembros encargado de tal función, que deberá presentar resultados antes de la próxima conferencia en junio del consorcio.

La conferencia de la OPEP, por tanto, insiste en que el objetivo del cártel es un precio del barril en torno a 28 dólares, pese a que reconoce la dificultad de alcanzar tal meta. Fija, en este sentido, una estrategia de producción para los próximos cuatro trimestres que, de ser respetada por todos, provocará seguramente una cierta recuperación en los precios. Los techos de producción son de 16,3 millones de barriles para el segundo y tercer trimestre de este año; 17,3 millones en el cuarto y 17,1 millones en el primero de 1.987.

La recuperación que la OPEP espera en los precios puede ser más rápida si Libia pierde cuota de mercado como consecuencia de posibles sanciones occidentales y, si como esperan algunos expertos del consorcio, los bajos precios comienzan a tener efectos dañinos en los productores y compañías que operan con costes muy elevados, de forma que tengan que cerrar muchos de sus pozos.

Al fijar también límites de producción según sea la demanda estacional, la OPEP espera también adecuar su oferta a un mercado que, según ellos esperan, también experimentará recortes por parte de los productores no OPEP. En este sentido, el cártel estableció ayer un comité ministerial para negociar con los cinco productores independendientes que han prometido su colaboración (México, Egipto, Angola, Malaisia y Omán) una mayor coordinación de sus respectivas políticas.

Otra esperanza de la OPEP es que la recuperación que tradicionalmente experimenta la demanda mundial con el acercamiento del invierno influya positivamente en los precios al final del año. El techo de proiducción OPEP para el cuatro trimestre será de 17,3 millones de barriles parareducirse a 17,1 en el primer trimestre de 1987.

El incremento de los techos de producción en la segunda parte del año (en primavera y verano, no es muy apreciable) obligará al cártel a fijar nuevas cuotas individuales, extremo que la conferencia no pudo consensuar en esta ocasión ya que, en palabras de un delegado, "ni siquiera se puso unánimamente de acuerdo en los techos de producción".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 1986

Más información

  • El cártel crea un comité para coordinar su política con otros productores