Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición asegura que el PSOE ha comenzado a contratar vallas publicitarias para el mes de junio

El Gobierno "tiene todo preparado" para afrontar la eventualidad de unas elecciones anticipadas al mes de junio, según dijeron ayer medios de la Moncloa, que, no obstante, insistieron en que la voluntad del presidente y del vicepresidente del Gobierno es la de agotar la legislatura, pese a la opinión contraria de un sector del PSOE y del Ejecutivo. Las especulaciones en torno, a una anticipación de las elecciones se reprodujeron ayer, con motivo de la celebración del penúltimo Consejo de Ministros antes de que expire el plazo para poder disolver las Cámaras y celebrar las elecciones legislativas con juntamente con las andaluzas del 22 de junio.

El nerviosismo entre las formaciones de oposición se acentuó en las últimas horas, al difundirse la noticia -recogida por dirigentes reformistas y del Centro Democrático y Social (CDS) de Adolfo Suárez, así como del Partido Nacionalista Vasco (PNV)- de que una agencia de publicidad ligada al PSOE había reservado gran número de vallas en toda España para el mes de junio. Sin embargo, Iñigo Larrazábal, directivo de la agencia Elviso, habitualmente encargada de las campañas publicitarias de los socialistas, desmintió que se estén realizando tales reservas, y medios del PSOE dijeron ayer no saber nada sobre un hipotético adelantamiento de las elecciones generales legislativas.Fuentes parlamentarias señalaron ayer que, en el curso de una entrevista mantenida hace cuatro días entre el vicepresidente del Gobierno y el presidente del Congreso de los Diputados, Alfonso Guerra aseguró a Gregorio Peces-Barba que la "voluntad" de Felipe González sigue siendo la de que los españoles acudan a las urnas en octubre. Miquel Roca, portavoz de Minoría Catalana en el Congreso de los Diputados e inspirador de la llamada operación reformista, manifestó el viernes que, tras el estallido del conflicto libio, sería una irresponsabilidad" disolver ahora el Parlamento, dando a entender que, de no haber mediado este factor, sus previsiones apuntaban a una anticipación de las elecciones.

Sin embargo, fuentes gubernamentales advirtieron ayer que el tema "no está del todo cerrado" y tan sólo puede hablarse de la existencia de una voluntad" por parte del presidente de agotar la legislatura. Según estas fuentes, los sondeos en poder del Gobierno indican que éste "sería un buen momento" para llevar a cabo los comicios, en los que, de acuerdo con las encuestas, el PSOE podría repetir prácticamente los mismos resultados que en octubre de 1982.

La discusión de los pros y los contras de una anticipación de las elecciones sigue vigente en el seno de la dirección socialista, hasta el punto de que un ministro aseguró a este periódico que el Gobierno pretende "que todo esté bien atado" para el caso de que esta anticipación se produjese. El ministro de Cultura y portavoz gubernamental, Javier Solana, dijo recientemente, entre bromas y veras, a dirigentes de Coalición Popular que acudieron a negociar con él la regulación de la televisión privada que "no puede descartarse por completo" una disolución anticipada de las Cámaras, reabriendo la inquietud en el seno de la oposición conservadora.

El Gobierno decidió en los últimos días renunciar a aprobar la regulación de las elecciones al Parlamento Europeo, de manera que tales elecciones no coincidirán en ningún caso con las legislativas, sean éstas en junio o en octubre. Varios eurodiputados socialistas anunciaron hace una semana en Bruselas que el Consejo de Ministros aprobaría "inmediatamente" esta regulación, pero tales afirmaciones fueron luego desmentidas por el propio vicepresidente Guerra.

En la actualidad, los servicios jurídicos del Gabinete de la Presidencia estudian la manera de prolongar legalmente la permanencia en sus escaños en el Parlamento Europeo de los actuales eurodiputados españoles, pese a que tal permanencia se hará problemática una vez que las elecciones legislativas hayan modificado la composición de las Cortes Generales: entonces, la representación de los grupos parlamentarios será distinta a la actual, sin contar con que los -actuales eurodiputados fueron elegidos en función de su calidad de diputados o senadores, calidad que perderán tras las legislativas.

Aparentemente, el Ejecutivo decidió a última hora renunciar a celebrar las elecciones al Parlamento Europeo antes de la primavera de 1987 -entonces coincidirán con las municipales y las de 13 comunidades autónomas-, a fin de "no abrir ahora heridas" con los nacionalistas vascos y catalanes, que se oponen al sistema de circunscripcion única -prevista por el Gobierno en el ya elaborado borrador de proyecto de ley sobre este tema-, en lugar de la regional.

En un movimiento típicamente preelectoral, Felipe González pretende ahora pacificar el clima entre el Gobierno central y los Gobiernos autónomos: este sentido tienen la entrevista celebrada hace dos días con el presidente de la Xunta gallega, Gerardo Fernández Albor, y la que mantendrá, en secreto, dentro de pocas fechas con el lendakari, Jose Antonio Ardanza. Lo mismo puede decirse del aplazamiento hasta ahora de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera en la que se debatirá la financiación definitiva de las autonomías; esta reunión debería haberse celebrado, según compromiso del propio Gobierno, a mediados del pasado mes de enero, pero se fue posponiendo sucesivamente hasta su convocatoria del próximo día 24.

Igualmente, el Gobierno ha decidido renunciar a que el actual Estatuto de RTVE sea modificado en el curso de la actual legislatura, sea cual sea la fecha de las elecciones generales legislativas.Según medios gubernamentales, tampoco habrá "sustituciones espectaculares" de altos cargos antes de las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de abril de 1986

Más información

  • El Gobierno quiere tener "todo preparado" para una anticipación de las elecciones legislativas