CASTILLA Y LEÓN

Vecinos de Riaño anuncian que no se irán de sus casas cuando se anegue el valle

Unas 200 personas han suscrito un manifiesto elaborado por la Comisión de Afectados de la Comarca Leonesa de Riaño (Cacor) en el que se expone que los terrenos del sur leonés pueden regarse por otros medios que no lleven consigo la inundación del valle de Riaño. Asimismo, el documento asegura, a modo de ultimátum, que los afectados por la presa no saldrán de sus casas cuando se proceda a anegar el valle. Para esto, los firmantes están dispuestos a devolver el dinero recibido de la Administración en concepto de indemnizaciones, cantidad que "no sobrepasa los 3.600 millones de pesetas", según ha manifestado el presidente de Cacor, Fernando Alonso.

El proyecto del embalse, que anegará nueve pueblos de la comarca, donde habitan alrededor de 3.000 personas, se inició hace más de 20 años, al compás de los planes de desarrollo franquista, y, tras un largo período de aplazamientos, el Ejecutivo autónomo castellano-leonés parece dispuesto a ultimarlo. En opinión de los firmantes del escrito, técnicamente es posible el riego de 83.000 hectáreas de terrenos de ambas márgenes del río Esla con el aprovechamiento de aguas subterráneas, según un anteproyecto alternativo presentado a la junta de Castilla y León y basado en estudios del Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

En este sentido, y como agravio comparativo, los afectados por el futuro embalse leonés recuerdan la reciente paralización de la presa de Retuerta, en Burgos -de realizarse, esta obra supondría la desaparición bajo las aguas del monasterio de San Pedro de Arlanza-, y la búsqueda por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero de estudios técnicos alternativos en este caso.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS