El Zalgiris impone su hegemonía en la Unión Soviética

El Zalgiris Kaunas se adjudicó por segunda vez consecutiva el Campeonato de Liga de baloncesto de la URSS al derrotar en el encuen tro de desempate al TSSKA de Moscú por 67-59. Con esta victoria el Zalgiris rompe drásticamen te la hegemonía del TSSK,A, que llevaba en su haber 23 títulos ligueros y cuatro campeonatos de Europa. El Zalgiris, cuyo jugador más sobresaliente es Sabonis, está formado íntegramente por lituanos y representa una escuela de baloncesto que había estado durante mucho tiempo dormida en la Unión Soviética. El Zalgiris es también finalista europeo. El título conseguido el año pasado por el Zalgiris Kaunas, ante el TSSKA, resultó una sorpresa, que se vio confirmada sólo unas semanas después por su pase a la final de la Recopa europea, que perdió ante el Barcelona. En una sola temporada entraba de forma fulgurante en Europa un equipo desconocido, cuya única carta de presentación era el gigante Arvidas Sabonis (2,18 metros). Sin embargo, la trayectoria triunfal del Zalgiris no era casual. Junto a Sabonis jugaban tres componentes más -Iovaisha, Komithius y Kurtinaitis- de una selección soviética considerada como la más -potente de su historia, en palabras del técnico Gomelski.Lituania, nación anexionada por la URSS tras la Il Guerra Mundial, tiene en el baloncesto su deporte nacional, como lo demuestra el hecho de que, como país independiente, ganara los dos primeros Campeonatos de Europa. De hecho, el segundo se celebró en Kaunas, en 1939, cuya cancha, con capacidad para 6.000 personas, es la que utiliza el Zalgiris.

Su escuela nada tiene que ver con la protagonizada durante varias décadas por el TSSKA, considerado a todos los efectos como un equipo oficial.

Frente a la lentitud, la disciplina táctica, la utilización de impecables tiradores y la propensión a jugar con hombres muy altos, el baloncesto lituano ha puesto en p a tica un juego más imaginativo y rápido, con parecida exactitud en el lanzamiento pero sistemas libres en el juego de ataque.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS