Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos guardias civiles del cuartel de Endarlaza afirman que existe un libro de telefonemas

Los dos miembros de la Guardia Civil de servicio en el cuartel de Endarlaza (Navarra) -al que fue conducido Mikel Zabalza tras la detención que precedió a su muerte- declararon ayer, ante el juez de San Sebastián que instruye diligencias sobre el caso, que en ese puesto existe un libro de telefonemas, según informó Miguel Castells, abogado de Herri Batasuna.El libro de telefonemas sirve para registrar todas las llamadas telefónicas realizadas o recibidas desde el cuartel, y su existencia puede aportar datos a la investigación sobre el caso.

Castells expresó su sorpresa por que responsables del cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo -cuartel de mayor importancia que el de Endarlaza- hubieran negado ante el juez Francisco Ríos, anterior instructor de las diligencias, que existiera un libro de telefonemas cuando el magistrado se personó en el cuartel, en diciembre, para que se lo exhibieran.

En su declaración de ayer ante el juez de San Sebastián, los dos guardias civiles reconocieron que se habían enterado "por los periódicos" de la fuga de Zabalza, según aseguró Castells. Estos guardias civiles, un sargento y un soldado segundo, se encontraban de servicio en la madrugada del 26 de noviembre en el cuartel de Endarlaza, situado en las proximidades del túnel por el que, según la versión oficial, huyó Zabalza 20 días antes de ser encontrado muerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de febrero de 1986