María José Martínez Patiño estudia demandar a la federación por la forma en que reveló su intimidad

JUAN MORA, María José Martínez Patiño tenía intención de hacer pública su anomalía cromosómica una vez agotadas las vías que confirmasen el diagnóstico. "No tiene por qué ocultar esa posible anormalidad genética, lo que está muy lejos de ser un delito, que es lo que parecía querer encubrir la Federación Española de Atletismo al pretender que saliera por la puerta falsa", manifestó Alberto Muñoz, médico de la Residencia Blume de Madrid. Muñoz y el doctor Domingo llevan el caso de Martínez Patiño junto con Francisco Muñoz, abogado, que no descarta emprender acciones legales contra la federación por la forma en que reveló lo que se considera intimidad de la persona.

De momento, la atleta no desea realizar declaraciones sobre su anomalía cromosómica, que le impide competir en las pruebas femeninas. Se ha limitado a redactar una nota con su abogado, Francisco Muñoz, hermano del doctor Alberto Muñoz, en la que asegura que el único médico que la está estudiando es Alejandro Domingo, que la practica una serie de análisis, sin que hasta el momento haya emitido públicamente ningún juicio diagnóstico por dos causas: "una, por tener pendiente de realizar nuevas pruebas de laparoscopia, biopsias, etcétera, y dos, por razón de secreto profesional y respetar el derecho a la intimidad de las personas".La nota sigue diciendo que "todo juicio diagnóstico que se haga respecto a la atleta, basado en una única prueba, es muy aventurado y refleja únicamente una hipótesis; no se debe tomar sobre ella ninguna medida y puede causar daños irreparables psíquicos al exponer públicamente tal opinión".

Añade también que "el examen médico que estaba realizando el doctor Domingo lo hacía con la máxima discreción, por lo delicado del tema y por seguir el juramento hipocrático de no revelar lo conocido por el ejercicio de su profesión. Con la declaración pública hecha por la federación, se sacan a la luz aspectos muy parciales del problema que puedan dar lugar, por desconocimiento, a falsas interpretaciones".

Por último, la nota asegura que "el problema de la feminidad se basa en una serie de características cromosómicas, gonadales, genitales, morfológicas externas, psicológicas y jurídicas que no pueden ser tratadas a la ligera y sí sólo por quien conozca perfectamente dicha problemática".

Tanto el abogado Francisco Muñoz como María José Martínez Patiño "estudian las acciones legales pertinentes entre los organismos y personas que hayan procedido ilegalmente en contra de los derechos de la atleta", concluye la nota.

Desconfianza

Por su parte, el doctor Alberto Muñoz desconfía de los resultados que han llevado a la federación a la inhabilitación deportiva de la atleta: "Los análisis han podido detectar, efectivamente, existencia del par de cromosomas xy, propios del género masculino, pero puede tratarse de un caso de maicismo y, por tanto, aún está por determinar el porcentaje de cromosomas xy y xx, ,propios del sexo femenino, que pudieran existir".

El doctor Muñoz confirmó el extremo de que "la atleta tenía previsto convocar una conferencia de prensa para aclarar los motivos de su retirada.. No iba a esconderse como pretendía la federación al sugerirla que simulara una lesión; al contrario, puesto que ni había asesinado ni había robado. Solamente presenta una anomalía congénita. Pero todo se ha precipitado. No se sabe con qué fines. Al no haberse salvaguardado la intimidad y el derecho a la propia unagen que tiene toda persona, cabe el emprender acciones legales".

La Federación Española de Atletismo conocía de antemano el deseo de María José Martínez Patiño de convocar una conferencia de prensa y tenía preparado un informe de réplica si la. atleta realizaba duros ataques a los dirigentes federativos.

Según Juan Manuel de Hoz, presidente de la federación, "los hechos se precipitaron cuando ella compitió en Oviedo el pasado 18 de enero.Nos había dado su palabra de que no volvería a correr más. Había que impedir que saliera en una prueba y no encontramos mejor solución que la de dar a conocer su caso, explicando toda la verdad, aunque nos resultara muy duro".

Para Alberto Muñoz, la solución pretendida por la federación y que la atleta no aceptó, la de simular una lesión que la apartara del atletismo, "tampoco es válida porque ello supondría que, cualquier día o dentro de diez años, al pretendiera hacer chantaje con un documento que dice que María José tiene anormalidades cromosómicas. No hay razón para ocultar el asunto y ella así lo entendía".

La atleta conoció su alteración a raíz de- un control de sexo que se la practicó el pasado mes de septiembre en la Universiada de Kobe (Japón). La federación estima que todos los exámenes que se realizaron a la atleta fueron exhaustivos y concluyentes "porque, después de que el laboratorio detectara que el sexo genético de María José Martínez Patiño era masculino, los tres estudios que se la realizaron en la Universidad de Hyogd coincidieron en el diagnóstico, asi como el emitido por la Fundación Jiménez Díaz de Madrid".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS