Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lejaren Hiller

Experto en sonidos contemporáneos, es un apasionado de la música por ordenador

Compositor ante todo, investigador y profesor por necesidad, Lejaren Hiller fue uno de los pioneros en la utilización del ordenador con fines musicales en los años cincuenta. Desde entonces mantiene en ese campo una posición destacada, al corriente de la s innovaciones más recientes, por ello se le solicita hoy en múltiples lugares. En España ha sido requerido por el Conservatorio de Cuenca , donde ha dictado un curso, y por la Fundación Juan March, donde habló recientemente en una serie de actos sobre música contemporánea .

Lejos de la imagen típica del artista americano idolatrado, Hiller recuerda más a un científico paciente que hace continuas cábalas para aprovechar al máximo un presupuesto insuficiente: "Como hice en un curso dictado en Cracovia hace un mes, he hecho aquí recomendaciones sobre posibles compras de equipos digitales nada caros"."Mantengo un trabajo de investigación ahora centrado en las técnicas digitales, y más concretamente en los programas de síntesis de sonidos, pero mi actividad principal es componer. En mis obras tienen parte importante los procedimientos aleatorios aunque, cuando era joven (Hiller nace en 1924), escribí música tonal en formas tradicionales, un aprendizaje que considero necesario".

"Gradualmente me dirigí hacia la música de teatro, campo en el que mi mujer, actriz y directora teatral, me animó a introducirme. Desde 1956 fui interesándome por los ordenadores y la música electroacústíca en general, fundando y dirigiendo el segundo estudio de EE UU, el de la universidad de Illinois. Pero debo recordar que mis composiciones con ordenador sólo son un 10% del total de mis obras".

"En ellas he utilizado en varias ocasiones instrumentos y estilos de músicas populares o de tradiciones cultas no europeas; por ejemplo, un instrumento de las cercanías de Sakopanc, en el sur de Polonia, que fue reconstruido para que pudiera ser interpretado por un violoncellista; o un grupo de cencerros españoles que incorporé a la plantilla de mi obra Algoritmos II. Para todos ellos he escrito músicas especiales".

Hiller figura en cual historia de la música contemporánea por sus primeros trabajos con ordenador, la Suite Ilíaca y la Computer Cantata, obras de hace unos 25 años .

"Las obras recientes han tenido menos oportunidades de ser interpretadas; por ejemplo, la última de un grupo de tres composiciones, Algoritmos III, fue finalizada este mismo año, y el estreno europeo y grabación del número II tuvieron lugar en Varsovia en septiembre pasado. Otras composiciones recientes son A preview of coming attractions para gran orquesta, y An avalanch for pitchman. Pronto espero trabajar en una nueva pieza de cámara, en mi primera ópera, y en un cuarteto de cuerda".

Pero el motivo que puede dar especial interés a la presencia de Hiller es su reciente participación en la gran Expo 85 de la técnica en Tsukuba (Japón) y "La agencia estadounidense de información me pidió un proyecto de inteligencia artificial aplicada a la composición musical, que preparé en seis meses con un equipo de colaboradores. A pesar de grandes preocupaciones y problemas, el proyecto llegó a tiempo al Japón y fue aceptado".

"Lo que hicimos fue presentar piezas cortas que eran compuestas ante los espectadores; éstos veían en pantallas los gráficos de las operaciones según las cuales se componía cada pieza. Al final, ésta era interpretada por un grupo de sintetizadores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de enero de 1986