La Guardia Civil disparó al aire para salvar a un árbitro almeriense

El árbitro de fútbol almeriense Luis Andújar Hernández, de 35 años, casado y con dos hijos, resultó con lesiones leves producidas por agresión de varios aficionados en el transcurso del partido de fútbol de categoría regional disputado en la localidad de Viator. Los titulares de este equipo disputaban los puntos al Club de Fútbol San Roque de la capital. La Guardia Civil se vio obligada a intervenir con varios disparos de intimidación para que los aficionados no acabaran con la vida del colegiado.

Luis Andújar, que trabaja como pintor en un taller de Almería, sufrió magulladuras en la cara y un hematoma en un ojo. Los hechos se produjeron el pasado domingo, a 11 minutos del final del partido y cuando el resultado era de 1-0 favorable a los visitantes.

Los aficionados y directivos del Viator coincidieron en explicar los incidentes por la mala actuación del colegiado. "A nuestros jugadores los tenía inflados a tarjetas, mientras que permitía el juego duro de los visitantes", dijo el presidente del Viator, Antonio Palenzuela, "aunque no justifico las agresiones y nerviosismo del público", concluyó Palenzuela.

El colegiado, por otra parte, fue sometido a una prueba de alcoholemia a petición de la directiva local, pero, según informó su esposa Josefa Marques a este periódico, el colegiado no bebe. "Nos conocemos desde que el tenía 15 años y es abstemio", subrayó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de enero de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50