Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres años después

La explosión controlada que derribó ayer el horno alto número 3 de la factoría de AHM en Puerto de Sagunto se produjo casi tres años después de que el 8 de febrero de 1983 se diese la orden de paralizar el número 2, lo que provocó una fuerte oposición de los trabajadores. Es el cierre de tina historia del duro conflicto que duró más de un año.La voladura fue efectuada con siete kilos de goma-2 por la empresa Cercosa, encargada del desguace de la parte de hornos altos, estufas y máquinas de coladas de la factoría. El horno número 2 fue el símbolo de la resistencia de los empleados de AHM al desmantelamiento de la cabecera y el último en dejar de funcionar. Por ello, una vez que han caído sus dos hermanos, será restaurado para que permanezca como recuerdo.

Pero el derribo del horno número 3, el último, no deja por ello de suponer la triste connotación del fin de una época iniciada a principios de siglo, la de la siderúrgica integral de Sagunto.

Francisco Forés, director adjunto a la presidencia de AHM y durante 10 años director de operaciones de la factoría, presenció ayer la explosión controlada y no pudo evitar comentar que ver caer el horno "me ha puesto la carne de gallina".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de diciembre de 1985