Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disney prefiere las afueras de París a España para instalar su parque europeo

La multinacional norteamericana Walt Disney Productions no se instalará en España. Ayer, a las 18.30, el presidente de la multinacional, Michel Eisner, y el primer ministro francés, Laurent Fabius, firmaron en el hotel Matignon, de París, el acuerdo de principio por el que Walt Disney Productions invertirá en su parque europeo en Marne-la-Vallée, en las proximidades de París, una cifra que oscilará entre los 10.000 y los 15.000 millones de francos (de 200.000 a 300.000 millones de pesetas). La decisión final fue comunicada por Disney a la Administración española al mediodía de ayer y confirmada por la tarde en un escrito.

La multinacional norteamericana, que dice haber estudiado hasta 200 emplazamientos, ha cerrado así un año de negociaciones con España y Francia. Al optar por un parque cerrado de apenas 400 hectáreas, en lugar de las 2.065 que tendría su núcleo en España, ha reducido las magnitudes de su proyecto. En España la inversión habría sido de unos 1.600 millones de dólares, que en Francia se reducen a unos 1.000 millones. Asimismo, frente a los 10.000 puestos de trabajo directos previstos en España, los acuerdos firmados ayer prevén unos 6.000.

El director general de Turismo, Ignacio Fuejo, afirmó que "la decisión de Walt Disney no debe ser considerada como una tragedia. España tiene una demanda de inversiones extranjeras en el sector turístico". Asimismo, Fuejo comentó que, "para mí, han tomado una decisión equivocada, aunque no va a ser la Administración española la que diga qué decisión debe tomar una empresa privada".

Pasa a página 58

La mayor renta por habitante y la proximidad a Europa, principales motivos esgrimidos por Disney para elegir Francia

Viene de la primera páginaLas razones que parecen haber decantado el proyecto europeo de Disney hacia Francia han sido la de la densidad de población (en una zona de 600 kilómetros en torno a Marne-la-Vallée viven cerca de 30 millones de habitantes), la mayor renta por habitante (que supera ampliamente en esa zona francesa a la española), la estabilidad del turismo a lo largo del año la facilidad de accesos (el metro de París llegará a sus cercanías y los aeropuertos de Orly y Charles de Gaulle están a 15 minutos) y su proximidad al centro de Europa.

Varios altos cargos de la Administra0ción descartaron ayer que la razón final se encuentre en las diferencias que puedan existir entre las ayudas ofertadas por España y por Francia, al reconocer que en términos económicos eran superiores las españolas (más de 100.000 millones de pesetas).

Última oferta

En noviembre pasado, España presentó una última oferta que mejoraba sensiblemente la del mes de septiembre -"en siete puntos", según uno de los negociadores-, que a su vez ampliaba las ayudas barajadas inicialmente. Estas fueron formuladas hace un año, lo que permitió que la negociación de Disney con España tomara cuerpo realmente, ya que hasta entonces se había centrado en Francia.

Disney, según reconoce en la carta enviada ayer tarde por desk a los negociadores españoles, ha estudiado durante los últimos años dos centenares de posibles emplazamientos en Francia y en España, con las informaciones de todo tipo que le facilitaron las respectivas Administraciones.

Curiosamente, el punto español que más probabilidades adquirió a los ojos de los hombres del Pato Donald y Micky Mouse era uno que no había trascendido, pese a que los negociadores españoles y norteamericanos lo visitaron dos veces. Se trata de Altafulla, 12 kilómetros al norte de la capital de Tarragona. El dato, confirmado ayer en medios españoles, denota dos características de las negociaciones: el secreto del que ha estado rodeada la elección de Disney y su búsqueda de un lugar próximo al centro de Europa.

El acuerdo de principio firmado en París, desde donde los principales responsables comunicaron telefónicamente al mediodía de ayer la primeraboticia de su decisión a Ignacio Vasallo, director general del Instituto de Promoción Turística, prevé un plazo de tres meses para concretar las condiciones de la inversión. No obstante, los altos cargos consultados ayer descartan que Disney pueda dar marcha atrás.

Aún así, la multinacional norteamericana del ocio reiteró ayer a sus interlocutores españoles su deseo de llevar a cabo diversas inversiones en España, tanto dentro del sector turístico como de otros en los que trabaja, como la cinematografía. Hace varios meses que se había hablado de esto. Pero la Administración no ha querido comprometer decisiones en este sentido.

Las reacciones públicas fueron inmediatas. Mientras la Administración aseguraba en una nota que Disney "no toma en cuenta la realidad turística de Europa", la Generalitat de Cataluña prefirió echar balones hacia los negociadores. Lluís Prenafeta, secretario general de la Presidencia y el hombre directamente encargado por Jordi Pujol para defender la candidatura catalana, aseguró que "liernos hecho un gran esfuerzo de negociación". El conseller cesante de Turismo, Francese Sanuy, manifestó que no hablaría hasta que "no lo haga Madrid".

Igualmente, Mariano Castejón, jefe de gabinete de la Presidencia de la Generalitat valenciana, ante el silencio de Joan Lerma, afirmó que "es una pena que Disney se haya decidido por suelo francés", al tiempo que manifestó el desconocimiento de los términos en que ha llevado la negociación el Gobierno, según informa Manuel S. Jardí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de diciembre de 1985

Más información