Andrei Sajarov,

el científico disidente soviético, pudo mantener ayer una conversación telefónica de 10 minutos con su esposa, Elena Bonner, que se encuentra actualmente en Massachusetts (Estados Unidos). Antes de que se cortase la comunicación, Elena Bonner intentó decir a su marido que se le filmaba con cámaras ocultas.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 12 de diciembre de 1985.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50