Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 15.000 personas homenajearon a Pasionaria en su cumpleaños

"Gracias por venir a este acto. Y ahora voy a cantaros una canción...". Cuando Dolores Ibárruri terminó de cantar Jóvenes proletarios, las más de 15.000 personas que abarrotaban ayer el Palacio de Deportes de Madrid estaban en pie y coreaban el nombre de la presidenta del PCE, entre entusiasmadas y sorprendidas por la vitalidad de "este trozo de la historia de España". Los presentadores del mitin-fiesta no desaprovecharon la oportunidad de afirmar que "aquí se ve la fuerza del PCE" frente a los gritos de "unidad" surgidos de las gradas donde estaba Carrillo.

Con una fuerza impropia de los 90 años que ayer celebraba, Pasionaria no se arredró por desafinar un himno cuya letra recordaba perfectamente y que pedía al público que le dejara terminar frente a los prematuros aplausos, e invitó con energía a cerrar el acto siguiendo su ejemplo: "Y ahora no va a ser sólo Dolores la que cante, y vamos a cantar La Internacional".Pocos momentos antes, y después de haberse levantado a aplaudir en no menos de una docena de ocasiones, la presidente comunista había hecho, con Gerardo Iglesias -secretario general del PCE- a un lado e Irene Falcón -su secretaria- a otro, una cadena de manos en alto, balanceada de izquierda a derecha e imitada a lo largo de todo el Palacio de los Deportes, mientras José Antonio Labordeta cantaba: "...Y habrá un día en que todos al levantar la vista veremos una tierra llamada libertad". Para muchos de los asistentes, fue uno de los momentos más emocionantes del acto.

En las tres horas que duró el homenaje, desde las 11.30 hasta las 14.30, Dolores Ibárruri apenas pudo contener la emoción en algunos momentos. Incluso numerosas personas del público se sintieron embargadas por ese sentimiento, según reconocían posteriormente, cuando fueron presentados en la tribuna 28 antiguos miembros de las Brigadas Internacionales que combatieron en la guerra civil al lado de las fuerzas defensoras de la República. Saludados por el actor Adolfo Marsillach que les dio la "bienvenida desde el corazón del Madrid que defendísteis", una representante belga y un italiano expresaron sus mejores deseos y felicitaciones a Dolores Ibárruri y manifestaron: "Aunque somos viejos, seguimos luchando con la fe que tú nos enseñaste".

Tras la apertura del homenaje, a cargo del poeta Rafael Alberti, y la presentación del actor José Sacristán, el cantante Joaquín Sabina estimuló el ambiente festivo con una sarcástica canción dedicada al general Franco y una invitación a los asistentes a corearle a Pasionaria el Cumpleaños feliz.

Poco después la intervención del actor Imanol Arias, que felicitó a Ibárruri en euskera, introdujo la primera referencia política a la división de los comunistas al defender que la asistencia de público -que abarrotaba el interior del palacio y congregaba a cientos de personas en el exterior, entre ellas el presidente de Telefónica, Luis Solana- "nos debería hacer recapacitar sobre algo que está en la cabeza de todos".

Los gritos de "unidad", previsiblemente procedentes de las gradas donde se encontraba Santiago Carrillo y sus seguidores de la Mesa para la Unidad de los Comunistas, fueron acallados por otros de "unidad en el PCE". Más adelante, José Sacristán preguntó: "¿Dónde está la división de los comunistas? Porque aquí está el PCE de toda la vida".

Miró corrige a Imanol Arias

Arias provocó posteriormente el enfado visible de Pilar Miró, quien regresó al centro del escenario para tirarle de la chaqueta y corregirle su expresión de alborozo porque acababa de llegar "por fin" el mensaje de solidaridad de un socialista, el secretario general de las Juventudes del PSOE. La directora general del Instituto de Cine hizo advertir públicamente que ella es socialista.

Con anterioridad habían sido leídos telegramas de felicitación del presidente del Congreso de los Diputados, Gregorio Peces-Barba; del ministro de Trabajo, Joaquín Almunia y del secretario de Estado de Cooperación Internacional, Luis Yáñez, entre otros. Sin embargo algunos dirigentes comunistas se mostraron sorprendidos por la ausencia de alguna comunicación del presidente del Gobierno, Felipe González.

En la extensa lista de telegramas de felicitación a Pasionaria fueron citados desde el Comité Central del PCUS (URSS) hasta Joan Baez, pasando por los dirigentes comunistas Alessandro Natta (Italia), Georges Marchais (Francia), Hu Yaobang (China), Fidel Castro (jefe de estado de Cuba), Nicolae Ceaucescu (presidente de Rumania).

También enviaron su saludo José María de Areilza, las viudas de Salvador Allende y de Jullán Grimau -comunista fusilado en el franquismo-, la OLP, el Frente Polisario y el líder sandinista Daniel Ortega. Intervinieron, entre otros, como cantantes, rapsodas o presentadores: Rosa León, Juan Antonio Bardem, José Menese, Nuria Espert, Francisco Umbral, Marina Rosell, Gila, Víctor Manuel y Ana Belén, y Miguel Ríos. Las intervenciones políticas corrieron a cargo de Francisco Bustelo (PSOE), en nombre del Comité de honor del homenaje, e Iglesias, como líder del PCE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de diciembre de 1985

Más información

  • Dolores Ibárruri agradeció el acto cantando una canción