Entrevista:

Isabel Allende

"Escribo atrapada entre el amor y la violencia"

Isabel Allende autora de dos únicas novelas, La casa de los espiritus y De amor y de sombra, ha estado recientemente en Madrid. Se considera a sí misma una escritora tardía, ya que publicó su primer libro a los 40 años, aunque está dispuesta a aceptar que la buena acogida que recibió le permite olvidar las demoras. Los dos libros se han traducido a todas las lenguas europeas -actualmente se negocia su edición en varios países socialistas y en Japón- y encabezó las listas de ventas en Alemania y el Reino Unido."Son novelas con muchos componentes autobiográficos" , dijo, "que reflejan la intensidad del amor y la violencia con los que me ha tocado vivir. Una escribe de lo que sabe y de lo que puede, y creo que en mis dos libros se advierten los contrastes y la riqueza de un continente hermoso y violento". Sin embargo, Isabel Allende no ha pretendido hacer literatura de testimonio social: "La casa de los espíritus comenzó siendo una carta emocionada por la muerte de mi abuelo, el único Allende que había quedado en Chile luego del golpe, y terminó por ser un texto de 500 folios". En medio de esa tarea muchas historias treparon a sus páginas: "El país entero, sus gentes, mis recuerdos de infancia y la experiencia de mi familia se han colado en esta obra".

El drama de su familia, "centrifugada por el mundo desde 1973", aclara la autora- es un tema recurrente, pero inevitable. El asesinato de Salvador Allende y el suicidio de una prima suya en La Habana, hija del ex presidente, integran el involuntario telón de fondo con el que esta autora sabe que sus libros serán leídos. "Pertenezco a una familia trágica, pero marcada por un destino extraordinario, lo que provoca que nos sintamos unidos por una especie de orgullo y responsabilidad". Sin embargo, Isabel Allende no cree contar con ninguna ventaja por ello. "Varios editores latinoamericanos rechazaron mi primer libro por entender que los lectores podrían confundirlo con un panfleto político", se lamentó.

De alguna manera, su última novela es una historia amorosa: "Una mujer y un hombre que se amaron en plenitud, salvándose así de una existencia vulgar", reza la frase con que se inicia el relato. "Sin embargo", aclara la autora, "se trata de un amor que se ve atravesado por el mundo sombrío y violento de la miseria, la enfermedad y, fundamentalmente, el autoritarismo, del que sólo pueden rescatarles la solidaridad y la amistad". También una referencia en lo real y una emoción profunda -el hallazgo de un enterramiento clandestino de desaparecidos chilenos- se encuentran en el origen de este trabajo. "Reflejo en esta novela las dos constantes de mi vida: he amado mucho, me he sentido amada, pero también he conocido las heridas y el dolor. No sé si sólo con esto es posible hacer literatura, pero a mí no me basta con vivirlo", concluye.

Isabel Allende trabaja actualmente en una nueva novela, que probablemente el año próximo ya esté sobre la mesa de su editor español.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS