Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Hans Bratterud,

un pastor de las iglesias libres de Noruega, ha sido condenado por segunda vez por exhortar a los fieles de su parroquia a que rogaran para que los homosexuales fueran expulsados de sus distintos cargos en la sociedad. Las leyes noruegas prohíben expresamente toda campaña de injurias o discriminación contra los homosexuales. El pastor se manifestó contento por la condena (30 días de prohibición de predicar), ya que la considera un premio por sus servicios a Dios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de octubre de 1985