Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA-1

La carrera de Brands Hatch, decisiva para el título

El Gran Premio de Europa de Fórmula 1, a disputar el próximo domingo en Brands Hatch (Inglaterra), adquiere importancia decisiva ante la posibilidad de suspensión del de Suráfrica, fijado para el próximo día 19 y que corre el peligro de no disputarse debido a los problemas del apartheid.Mientras Brasil y Suecia han prohibido a sus pilotos -Piquet, Senna y Johansson- su participación en el Gran Premio de Suráfrica, el ministro de Deportes francés ha recomendado lo mismo a sus compatriotas. Las escuderías Renault y Ligier han anunciado formalmente su ausencia, y el actual líder del Mundial, el francés Alain Prost, condiciona su participación a la decisión de sus rivales. Sin embargo, el presidente de la Federación Internacional, el también francés Balestre, sostiene la prueba a toda costa. En el previsible boicoteo televisivo podría estar la clave para su anulación.

En teoría, quedan tres carreras puntuables para el final de la temporada del calendario de la Fórmula 1: el Gran Premio de Europa, a disputar el próximo día 6 de octubre en el circuito de Brands Hatch; el de Suráfrica, el 19 de dicho mes en Kyalami, y el de Australia, nuevo en el calendario, el 3 de noviembre en Adelaida.

La ventaja del francés Alain Prost, líder provisional del campeonato, con 69 puntos, sobre el italiano Michele Alboreto, segundo clasificado, con 53, es ya de 16 puntos. El tercero de la clasificación del Mundial, el brasileño Ayrton Senna, con 32 puntos, está ya matemáticamente descartado porque, en el mejor de los casos, si ganara las tres carreras y Prost y Alboreto no puntuaran, sumaría un total de 59 puntos.

Si la carrera surafricana se anulara finalmente por los problemas políticos por los que atraviesa el país, y no se sustituyera por otra, Prost sería el nuevo campeón sólo con que sumara dos puntos, aun en el improbable caso de que Alboreto ganara las dos carreras.

La televisión

La clave para la anulación o no de la carrera de Suráfrica está en la transmisión televisiva. Si la mayoría de las cadenas de televisión de los países occidentales se negaran a la retransmisión de la prueba surafricana, el negocio del presidente de la FOCA, y auténtico hombre fuerte del Circo de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, se esfumaría al dejar de percibir los derechos televisivos. Las marcas publicitarias, soporte de las escuderías, anularían su multimillonaria aportación económica para una carrera cuya difusión no superaría los escasamente 30.000 espectadores posibles en el circuito.

En esas condiciones, sólo la posibilidad de sustituir esta prueba por otra en otro país mantendría invariable el número de tres carreras por disputar. Pero, en ese caso, únicamente Portugal parece en condiciones de ofrecerse. Pese a las enormes pérdidas económicas originadas en los dos ruinosos montajes de la carrera de Estoril, el hecho de que el promotor de las mismas, César Torres, sea vicepresidente de la Federación Internacional y aspire a la presidencia podría hacer el milagro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de octubre de 1985