Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:VISTO /OIDO

'Jazz entre amigos' tiene razones para festejarse

El espacio de la Segunda Cadena de TVE Jazz entre amigos cumple hoy un año de existencia, y ofrecerá con tal motivo un programa especial, de 110 minutos de duración, con entrevistas, fragmentos destacados de emisiones anteriores, avances de las que están por venir y actuaciones musicales adecuadas a la celebración: entre ellas veremos a la última maravilla vocal, Bobby McFerrin, entonar Cumpleaños feliz.Realmente, es de conmemorar que un programa de jazz en televisión alcance una existencia tan dilatada. El jazz es algo de lo que, según parece, se puede prescindir en la cultura individual sin que ésta resulte dañada: personas hay que, teniéndose por cultas, presumen a un tiempo de no entender de jazz.

El jazz en TVE ha pasado por épocas muy diversas: desde cuando el medio contribuía señaladamente a la existencia de festivales a través de grabaciones para el programa Jazz vivo -que podía ser también Yaz vivo, según la mayor o menor puntillosidad idiomática de los dirigentes del monopolio-, hasta épocas en las que estaba, o prohibido el nombre, o prohibido incluso el contenido, la música, so pretexto de que, como tenía que ir en sobremesa, iba a dificultar la digestión a los espectadores.

No parece que los que actualmente mandan en TVE se preocupen tanto por los problemas digestivos de la audiencia, pues en la Segunda Cadena se está prestando bastante atención al jazz, bien con los conciertos que ocasionalmente transmite La buena música, bien con el programa que ahora nos ocupa, Jazz entre amigos.

Juan Claudio Cifuentes presenta el programa y escribe sus guiones a medias con el director del mismo, Javier Díez Moro. Declara que han encontrado una gran colaboración del personal técnico de TVE, que coopera con el programa en todo lo que puede, en tanto que los directivos «son conscientes del carácter minoritario del programa, lo apoyan y valoran que se haya sabido adaptar a los distintos cambios de horario".

Cifuentes también hace ver la diferencia entre el Sólo jazz de La buena música y Jazz entre amigos: "En Sólo jazz el elemento que predomina es el concierto, en tanto que para nosotros lo íniportante es el tema sobre el que verse la emisión; los conciertos son un soporte en las mismas condiciones que el comentario: incluso, cuando el programa trata sobre un músico, procuramos ofrecer diversos momentos de su carrera".

Jazz entre amigos es el mejor esfuerzo que ha hecho TVE en toda su historia para la divulgación del jazz. Se trata de un programa, según se ha dicho, minoritario; no obstante, consigue tener atento al público al que principalmente ha de agradar, los aficionados al jazz: aquí se puede mencionar la carta enviada por unos espectadores de Perpiñán agradeciendo que se dedicara un programa a Django Reinhardt, cosa que la televisión francesa no había hecho. Muchos otros momentos hay que agradecerle a Jazz entre amigos, como los espacios dedicados a Duke Ellington, Billie Holiday o Art Pepper; momentos en los que no se hubiera podido soñar en las épocas del yaz con y griega y las sobremesas digestivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de octubre de 1985