Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España iniciará el próximo año una nueva etapa en las relaciones comerciales con la EFTA

El 31 de diciembre de este año finaliza el acuerdo, en vigor desde 1980, entre los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) y España, como consecuencia del ingreso previsto de nuestro país en la Comunidad Económica Europea el próximo mes de enero. El pasado viernes se celebró en Madrid la octava y última reunión del comité conjunto España-EFTA.

A partir de ahora, las relaciones entre España y la EFTA iniciarán una nueva etapa y quedarán enmarcadas dentro de las relaciones globales de esta institución, integrada por Austria, Finlandia, Islandia, Noruega, Suecia, Suiza, junto a España y Portugal, con la CEE.España se integró en la EFTA en 1980 con el objetivo de que la liberalización del comercio con los países de este organismo fuera similar a la que se pudiera alcanzar con los de la CEE. El resultado de esta vinculación, según el actual presidente de turno de la organización, el finlandés Rantanen, ha sido plenamente satisfactorio.

La balanza comercial con los países de la EFTA ha sido tradicionalmente favorable a nuestro país. En 1984, las importaciones procedentes de los países de esta organización ascendieron a 1.507 millones de dólares, mientras que las exportaciones españolas fueron de 1.629 millones de dólares. En pesetas corrientes, las exportaciones a esos países durante el pasado año fueron 2,4 veces mayores que en 1980, mientras que las importaciones se multiplicaron por 2,2.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de octubre de 1985