Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas españolas realizaron en 1984 un fuerte saneamiento interno

Las empresas españolas realizaron durante 1984 un importante esfuerzo de saneamiento interno, destinando elevadas cantidades a amortizaciones y provisiones, con un ligero aumento de los resultados netos. El avance de los datos de la central de balances del Banco de España, referidos a 1.427 empresas no financieras, muestra una clara mejora en prácticamente todas las rúbricas del balance, salvo en los gastos financieros en que incurrieron estas sociedades.

La recuperación de las empresas, públicas y privadas, españolas durante 1984 siguió aumentando en relación a un año antes, aunque en términos menores que en 1983 cuando se produjo el cambio de tendencia, consecuencia del aumento de la producción y de las ventas y de menores costes de transformación necesarios para la actividad. La central de balances del Banco de España, que dio a conocer los datos correspondientes a 1.427 empresas, espera presentar el estudio anual sobre un total de 4.000 sociedades, con un importante crecimiento de las pequeñas y medianas empresas.Los resultados netos de las empresas analizadas hasta ahora ascendieron, en 1984, a 119.000 millones de pesetas, con un crecimiento del 18,5% respecto a un año antes. Los resultados de 1983 fueron de 101.000 millones de pesetas y los de 1982 -para estas mismas empresas- se situaron en 31.000 millones de pesetas. Las amortizaciones y provisiones de explotación se situaron el año pasado en 272.000 millones de pesetas, con un incremento de casi el 26% sobre 1983. Los recursos generados en las empresas no financieras españolas se destinaron en gran parte a realizar amortizaciones y saneamientos.

Mejor en 1985

El perfil económico financiero de las sociedades ha mejorado notablemente tras los dos años de ajuste y todas las previsiones apuntan a que durante 1985 la mejoría seguirá hasta situarse en porcentajes mucho más importantes, dada la baja de tipos de interés, que supondrá menores costes financieros, y la reducción salarial pactada para 1985 por debajo de la inflación.No obstante, en medios del Banco de España se señalaba que, a pesar de la mejora en el nivel de sanidad de las sociedades, el punto de partida era tan bajo hace unos años que todavía no se ha hecho lo suficiente como para que los accionistas de estas empresas -el capital riesgo- reciba una retribución suficiente como para que sea un aliciente. En ese sentido, los datos del Banco de España reflejan que de un total de 1,68 billones de pesetas de renta generada por las empresas estudiadas, a los accionistas fueron 69.000 millones de pesetas, el 4,7% del total, porcentaje muy similar al de un año antes.

El reparto de las rentas generadas por las empresas ha conocido cambios importantes en los dos últimos ejercicios que muestran el alcance del ajuste realizado. Al personal fueron 834.000 millones de pesetas, equivalente al 49,6% del total, con un descenso de más de dos puntos en relación a 1983.

El Estado y otros entes públicos obtuvieron de estas empresas el 3% de sus rentas generadas -50.000 millones de pesetas-; a los prestamistas fueron destinados 440.000 millones de pesetas, por encima del 26% del total, y a autofinanciación de las empresas se destinaron 279.000 millones de pesetas, mientras que un año antes fueron 225.000 millones.

Por el lado de los,recursos obtenidos se produce un fuerte incremento de los recursos generados por las propias sociedades, especialmente la autofinanciación que pasa del 31 % al 38 % del total y de las emisiones de obligaciones y de bonos de las empresas, de 63.000 millones de pesetas a 116.000 millones, al tiempo que se produce un importante descenso de los préstamos a medio y largo plazo de instituciones financieras y, en proporciones mayores aún, de financiación para capital circulante de las so

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de octubre de 1985

Más información

  • La autofinanciación crece hasta el 38% de los recursos