Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El día en que comenzó la desaparición del franquismo

Dos de los seis indultados por Franco en 1975 continúan su militancia política

Dos de los 11 condenados a muerte en los dos consejos de guerra celebrados los días 11 y 12 y 17 de septiembre, respectivamente, de 1975 continúan hoy militando en el mismo partido político, el Partido Comunista de España Marxista-Leninista (PCEml), que entonces, en la clandestinidad, dio origen al Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico (FRAP), organización que se vio implicada en la batalla final contra el régimen del general Francisco Franco.Dicha batalla se saldó con el fusilamiento, el 27 de septiembre, de tres miembros del FRAP -José Humberto Baena, Ramón García Sanz y José Luis Sánchez Bravo- y dos militantes de ETA -Juan Paredes, Txiki, y Ángel Otaegui- tras las 11 condenas de muerte emitidas por los tribunales militares, seis de las cuales no fueron ejecutadas por decisión de Franco.

Entre los seis indultados que se beneficiaron de la amnistía decretada en noviembre de 1977, y que mantienen hoy su militancia en el PCEml, se encuentran el periodista Manuel Blanco Chivite -acusado en aquella ocasión, cuando tenía 30 años de edad, de haber sido inductor del asesinato del policía Lucio Rodríguez- y Concepción Tristán López, de 31 años de edad. Chivite es en la actualidad uno de los tres máximos dirigentes del PCEml, junto a Elena Odena y Raúl Marco, mientras que Tristán López, que trabaja en la residencia sanitaria de Cádiz, es militante de base del mismo partido.

Los demás condenados a muerte han seguido trayectorias diferentes tras aquella traumática aventura, como es el caso de Manuel Cañaveras de Gracia, quien siguió militando en el PCEml sólo hasta 1980, o de VIadimiro Fernández Tovar, de 31 años de edad, que actualmente reside en el extranjero, después de una larga estancia en el País Vasco. Tampoco María Jesús Dasca Penelas, condenada a la misma pena por el tribunal militar, milita hoy en ninguna organización política.

De los restantes miembros del FRAP juzgados en los dos consejos de guerra de septiembre de 1975 que no fueron condenados a muerte, al menos dos continúan siendo militantes comunistas convencidos, com o es el caso de Pablo Mayoral Rueda, de 34 años, hoy miembro del comité ejecutivo del PCEml, y Fernando Sierra Marcos, militante de base del mismo partido, que fue condenado a 20 años de prisión. José Fonfrías Díaz, juzgado en el mismo sumario, fue, según fuentes del PCEml, expulsado de partido poco después de las ejecuciones.

En el caso de los miembros de ETA juzgados en las mismas fechas, sólo uno de ellos, José Antonio Garmendia Artola, condenado junto a Ángel Otaegui por el asesinato del cabo de la Guardia Civil Gregorio Posadas Zurrón, fue indultado y vive en Abalzisketa, tras haber trabajado como secretario en una academia de enseñanza de la lengua vasca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de septiembre de 1985