El dólar descendió ayer en Europa al nivel más bajo en año y medio

El dólar sufrió ayer nuevos reveses en todos los mercados mundiales, incluyendo el de Madrid, donde perdió más de una peseta y cerró a 162,05. En Europa la divisa norteamericana descendió al nivel más bajo en año y medio, fruto en gran medida de la fuerte y masiva intervención de los bancos centrales.Fuentes técnicas citadas por Efe señalaron que el Banco de España, que fijó una cotización para el dólar de 162,05, es decir 1,74 pesetas menos que el día anterior, vendió 109 millones de dólares, y el Bundesbank, otros 50 millones, en los primeros escarceos de la bolsa de Francfort. La moneda española se mostró débil con respecto a las monedas europeas y con tendencia a depreciarse.

Las mismas fuentes insistieron en que los bancos centrales están aplicando a rajatabla los acuerdos adoptados el pasado domingo por los cinco países occidentales (Estados Unidos, Reino Unido, República Federal de Alemania, Francia y Japón), que propicia un fuerte descenso en la cotización del dólar. En Tokio incluso se hablaba de que el yen puede revalorizarse hasta un 15% en los próximos días. Para algunos medios financieros, el objetivo del banco emisor japonés es colocar el dólar en torno a unos 200 yens, frente al cambio de 230 de días pasados.

La baja en Europa del dólar fue muy acusada y en algunas capitales alcanzó su valor más bajo en el último año y medio. Frente al marco alemán la divisa norteamericana cambió a 2,66 marcos, el valor más bajo desde el mes de abril del pasado año. En Tokio perdió 6,65 yens, cotizando a 219,40, el listón más bajo desde el mes de marzo de 1984.

La intervención de los bancos centrales se está concentrando precisamente en los cambios del dólar frente al yen y al marco alemán, las dos monedas que se pretende revalorizar para que Estados Unidos consiga equilibrar su déficit comercial, que puede alcanzar este año los 150.000 millones de dólares.

Reducir el superávit

La baja del dólar respecto al yen coincidió con la publicación del informe anual sobre la economía japonesa por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), que recomienda a las autoridades niponas introducir cambios en su sistema fiscal que posibiliten una mayor apertura de sus mercados a los productos extranjeros.La OCDE recomienda una reducción del enorme superávit comercial que registra Japón (44.000 millones de dólares en 1984) y que está provocando serios trastornos en las relaciones comerciales internacionales, tales como las demandas de mayor proteccionismo. Las estimaciones de la OCDE sobre la economía japonesa durante 1985 apuntan hacia un crecimiento del 5%, y de un 3% en 1986. Este descenso tendrá su origen en la ralentización de la economía norteamericana, que reducirá las compras de productos exteriores y, por consiguiente, provocará una disminución de las exportaciones japonesas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de septiembre de 1985.

Lo más visto en...

Top 50