Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinados en el País Vasco francés cuatro presuntos 'etarras'

Cuatro refugiados vascos, supuestos miembros de ETA Militar, resultaron muertos en un atentado que se produjo hacia las nueve de la noche de ayer en un céntrico bar de Bayona, localidad del País Vasco francés. Tres de ellos fallecieron en el acto, y el cuarto, tres horas después en un hospital. Otra persona resultó herida y fue ingresada en una clínica local, aunque su estado no es grave. Dos de los agresores fueron detenidos por amigos de las víctimas a pocos metros del lugar del atentado.

Los muertos son José María Etxaniz Maiztegui, Potro, natural de Urretxu. (Guipúzcoa); Iñaki Asteazu Izarra, Beltza, de Hernani (Guipúzcoa), y Agustín Irazustabarrena Urruzola, Legra, natural de Astigarraga (Guipúzcoa), todos ellos presuntos miembros de ETA Militar. El cuarto muerto es otro vasco español, Xabin Etxaide, que había sido gravemente herido, y que, presumiblemente, también era miembro de ETAm. Etxaide tenía una bala alojada en el cerebro y falleció cuando estaba siendo operado.Según informaciones policiales, José María Etxaniz sería el responsable de ETAm en la zona de Vitoria, mientras que Agustín Irazustabarrena figura como el responsable del paso de la fontera de los comandos etarras.

El atentado ocurrió poco después de las 21.15, cuando cuatro individuos que se habían bajado de un automóvil dispararon contra el local Mon Bar, situado en el centro de la localidad de Bayona, en la calle de Pannecau, y frecuentado por numerosos nacionalistas residentes en el barrio.

Inmediatamente después de los disparos, los demás clientes del bar, en su mayoría refugiados vascos, persiguieron a los agresores, que habían huido a pie, consiguiendo detener a dos de ellos a pocos metros del lugar del atentado, en el puente del Santo Espíritu.

Según la policía, se trata de dos hombres de nacionalidad francesa, Pierre Frigulie, de 22 años, y Lucien Mattei, de 41 años, pertenecientes al hampa de Marsella Éstos fueron detenidos sin armas ya que las habían tirado poco después del atentado a la ría de Bayona. Los dos pistoleros fueron entregados a la dotación de un coche policial que se acercó hasta el lugar de los hechos.

El atentado se produjo, según las primeras versiones, cuando cuatro individuos, armados con pistolas, irrumpieron en el Mon Bar y comenzaron a disparar contra las personas que se encontraban en la barra. Una extrema confusión reinaba anoche en el centro de Bayona, totalmente bloqueado por efectivos de la policía.

Alrededor de las once de la noche, un grupo de personas inició una manifestación por la parte vieja de Bayona, en protesta por el atentado.

Un portavoz de la Prefectura de Pau señaló a Efe que el atentado de ayer es "el más grave de los cometidos en los últimos años en el País Vasco francés". Para esta tarde, los refugiados han convocado otra manifestación en Bayona.

Pasa a la página 16

Ardanza estima que el atentado provocará más violencia

Viene de la primera páginaA los pocos minutos del atentado, la policía francesa puso en marcha la denominada operación Éclat, que consiste en controles móviles en toda la zona, destinada a detener a los otros dos agresores. Aunque el atentado no ha sido reinvindicado, presumiblemente es obra de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL).

José Antonio Ardanza, presidente del Gobierno Vasco, declaró anoche al programa Hora 25 de la Cadena SER: "Acciones como esta no nos van a ayudar en absoluto a consolidar la democracia y a superar los problemas de violencia que tenemos planteados en este país". El lendakari vasco agregó: "Este atentado va a provocar una respuesta y la conocida espiral de violencia".

El Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) difundió ayer un comunicado en el que condena con firmeza el atentado y asegura que ese no es "el camino para la pacificación de Euskadi ni para la convivencia entre los vascos".

Manifestaciones en Guipúzcoa

Grupos de personas.participaron anoche en manifestaciones y levantaron barricadas en Rentería, Astigarraga y Hernani, lugares de nacimiento de tres de los presuntos etarras asesinados. Los manifestantes cortaron el tráfico en las tres poblaciones y profieron gritos contra los GAL y la policía. Por su parte, el Ayuntamiento de Hernani, población próxima a San Sebastián, de donde era natural Iñaki Asteazu, celebró anoche una reunión de urgencia para tratar sobre el atentado.

Aparición en escena

En los últimos siete meses, con el de ayer, se han producido tres atentados en la calle Pannecau contra refugiados vascos. El pasado 4 de marzo, un individuo disparó varias veces contra las personas que se encontraban en el interior del bar Lagunekin, sin causar heridos. Veinticinco días más tarde, el 29 de marzo, se produjo un atentado contra el bar Pyrénées, que ocasionó un muerto y un herido. La aparición en escena de los GAL se produjo el 4 de diciembre de 1983 con el secuestro y posterior liberación del industrial español Segundo Marey.

El primer atentado mortal de este grupo fue contra el miembro de ETA Militar Ramón Oñaederra, Katu, abatido a tiros en Bayona el 19 de diciembre de 1983. El día 28 de ese mismo mes fue herido en San Juan de Luz, muriendo cinco días después, el dirigente etarra Mikel Goikoetxea, Txapela.

Los etarras Vicente Perurena y Angel Gurmindo fueron asesinados en Hendaya el 8 de febrero de 1984. Eugenio Gutiérrez Salazar, profesor de euskera y supuesto miembro de ETA Militar exiliado en Francia, fue asesinado el 25 de febrero. Jean-Pierre Leiba, empleado de los ferrocarriles franceses sin adscripción política conocida, fue asesinado en la estación de Hendaya el 1 de marzo.

Dirigente 'etarra'

Javier Pérez de Arenaza, cuñado de Domingo Iturbe Abasolo, Txomin, fue abatido a tiros el 23 de marzo en Biarritz. Rafael Goikoetxea, presunto responsable de los pasos fronterizos de etarras, murió en atentado de los GAL en la localidad francesa de Baigorri el 3 de marzo de 1984.

El 15 de junio fue gravemente herido en Biarritz el dirigente etarra Tomás Pérez Revilla, que falleció 43 días más tarde. Aunque no fue reivindicado por los GAL, se cree que este grupo asesinó a Christian Olascoaga el 18 de noviembre en la localidad francesa de Biriatou. El 29 de marzo de 1985 murió a tiros en el café Pyrénées de Bayona el joven francés Benoit Decastaing, en un atentado dirigido presumiblemente contra refugiados vascos en Francia.

Corresponsal de 'Egin'

Francisco Javier Galdeano, corresponsal del diario Egin en el País Vasco francés, fue asesinado en San Juan de Luz el 30 de marzo cuando venía de cubrir la manifestación organizada precisamente para condenar la oleada de atentados del GAL.

Esta organización también reivindicó la muerte de dos ciudadanos franceses, Gino Doerr y Emile Wiess, en el ametrallamiento de un bar en Ciboure el 15 de junio. En el centro de Bayona fue muerto a tiros un refugiado supuestamente vinculado a ETA Militar, Santos Blanco González, el 26 de junio.

La última víctima de los GAL fue Juan Manuel Otegui Elízegui, Txato, que murió el 2 de agosto de 1985 en Saint Jean Pie de Port.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de septiembre de 1985

Más información