La Prensa italiana se hace eco de la implicación española en el 'caso Occorsio'

La Prensa italiana destacó ayer que la metralleta usada en 1976 por el terrorista fascista Pier Luigi Concutelli para matar al magistrado Vittorio Occorsio era propiedad de la policía española. Esta información, aparecida en EL PAIS el pasado sábado, fue publicada ayer por los principales periódicos italianos -ya en su día se habían referido al caso-, que destacaron en sus titulares la relación entre el atentado y la policía española y también que ese dato era conocido por la policía italiana desde la detención del terrorista Concutelli, en febrero de 1977.Il Messaggero, en su edición dominical, y en una larga crónica de su corresponsal Josto Maffeo, publicaba toda la información referente al caso, con fotografías del juez Occorsio, del fascista Concutelli con el brazo en alto y de las armas incautadas al terrorista cuando fue detenido en un piso de la Via dei Forraggi, de Roma. En esta última imagen se podían observar algunas de las armas incautadas al terrorista, entre ellas la metralleta Ingram-Marietta que Concutelli utilizó para acribillar al magistrado Occorsio el sábado 10 de julio de 1976, y que procedía de un almacén de la Comisaría General de Información española.

Este diario romano explicaba, además, que la policía española se negó siempre a dar información a la italiana en relación con este arma y que desde Madrid nunca se quiso reconocer que esa metralleta pertenecía a la Comisaría General de Información.

La Repubblica, otro periódico romano, destacaba en su titular: "España ayudó a un asesino negro", refiriéndose a Concutelli, líder de la organización neofascista Ordine Nuovo. Este diario también destaca la posible relación entre los servicios de información españoles y Concutelli en la lucha contra el movimiento terrorista desplegado por ETA y el hecho de que el fascista tuviera en una agenda el número de teléfono y las direcciones de varios agentes del espionaje español, entre los que figuraban militares y policías.

Corriere della Sera relacionaba la información de EL PAIS con la polémica que rodea al Ministerio del Interior español, e Il Tempo, que también recuerda que esa información había sido revelada por la policía italiana en 1977, relaciona la nueva aparición del caso con la existencia de diversos grupos opuestos en el seno de la policía española.

La pista del arma

Cuando se iniciaron las investigaciones del atentado del juez Occorsio la policía italiana sólo contaba con el testimonio de una niña, que fue testigo presencial del atentado y que incluso llegó a hablar con uno de los miembros del comando dirigido por Concutelli, y con los casquillos y las balas encontradas en el lugar del atentado.El análisis de balística confirmó que el arma utilizada para matar al magistrado era nueva y que apenas había sido utilizada. Meses más tarde, el 13 de febrero de 1977, cuando se detuvo al terrorista y se incautó la Ingram-Marietta que Concutelli habia utilizado para llevar a cabo el atentado, la policía italiana no tuvo problemas para seguir la pista del arma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de agosto de 1985.

Lo más visto en...

Top 50