Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arzallus trató que ETApm continuara la lucha armada, según Bandrés

El diputado de Euskadiko Ezkerra Juan María Bandrés afirma que el ex presidente del PNV Xabier Arzallus "trató de persuadir a los miembros, de ETApm de que no cesasen en el uso de la violencia". En una carta remitida a la agencia Efe, Bandrés asegura que Arzallus "se desplazó a Iparralde (País Vasco francés) para persuadir a los miembros de ETA Político-militar de que no debían cesar en el uso de las armas y abandonar la violencia, para conseguir en definitiva", añade Bandrés, "unas cuantas transferencias más para el Gobierno del PNV". "En ese momento", septiembre de 1982, explica Bandrés, "nosotros ya llevábamos mucho tiempo negociando una paz digna que acabara con la violencia y devolviera a sus casas a presos y exiliados".En la actual polémica, Bandrés responde en una carta abierta a un artículo publicado por Xabier Arzallus el pasado domingo en el diario Deia, en el que el dirigente del PNV sostenía que Bandrés "no era nacionalista", le reprochaba que mandase "a estudiar a sus hijos a un liceo francés" y no una ikastola, y le acusaba de "haber respirado aires violentos no hace mucho tiempo".

Asimismo, Arzallus critícaba las declaraciones realizadas por Bandrés al semanario Tiempo, en las que éste afirmaba respecto al PNV que "a la vista del talante de muchos de sus personajes y burukides (dirigentes del PNV), se me hace completamente imposible creer que yo pudiera siquiera respirar en ese ambiente".

El proceso de negociación para el abandono de la lucha armada por la mayoría de la organización ETApm se desarrolló durante los años 1981 y 1982, bajo los gobiernos de UCD de Adolfo Suárez y Calvo Sotelo, acelerándose tras el fallido golpe de Estado del 23-F de 1981 y la tregua decidida por ETApm. El peso de la negociación correspondió al entonces ministro de del Interior, Juan José Rosón, y al secretario general de Euskadiko Ezkerra (EE), Mario Onaindía. Pieza clave fue también el diputado Juan María Bandrés, presidente de EE. Contribuyeron al buen término de las conversaciones la disposición cooperante del entonces ministro centrista de Justicia, y actualmente ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, y la del general Aramburu Topete, director general de la Guardia Civil.

Tanto el entonces presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaikoetxea, como el presidente del Euskadi Buru Batzar (Consejo Nacional) del PNV, Xabier Arzallus, no participaron en las negociaciones. Sin embargo, en marzo de 1981, tras el anuncio de un "alto el fuego indefinido" por parte de ETApm, Arzallus, como presidente del PNV declaró que "nos encontramos ante una ocasión óptima, la más favorable en mucho tiempo, para dar una salida al tema de la violencia en Euskadi.

Por fin, tras largas negociaciones en la apertura de la vía de la "reinserción social para los etarras", propugnada por Euskadiko Ezquerra para los militantes de la organización terrorista dispuestos a renunciar a la lucha armada como forma de práctica política, el 30 de septiembre de 1982 un grupo de ex etarras, a cara descubierta, afirmaban en una rueda de prensa: "Queremos seguir luchando, pero sin armas. La lucha armada y ETA ya han cumplido su papel".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de agosto de 1985

Más información

  • El PNV quería contrapartidas, afirma el diputado de EE