Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la pastelería al bingo

Clément Perret, asesinado el viernes en el restaurante del aeroclub de Castellón, había llegado a España, concretamente a Benicasim, en 1971. Junto a sus dos hermanos, Gilbert y Marius, se estableció en esta localidad turística, donde fundaron el primero de los negocios que los Perret regentaban en esta zona: la Patisserie Française, famosa en todos los bares y restaurantes de la zona e incluso en otras ciudades de España, a las que enviaban sus productos. Junto a la Patisserie Française, ahora cerrada desde hace algunos meses, los Perret emprendieron en Castellón y Benicasim otros negocios, todos ellos relacionados con la hostelería y el ocio.El propio Clément Perret, en el momento de caer abatido a tiros, se encontraba sirviendo una de las mesas del restaurante-pizzería del aeroclub, que él mismo regentaba en la playa del Mercantil del Grao de Castellón, un negocio con varios años; de funcionamiento y que había visto disminuida su clientela desde que el nombre de los Perret se relacionó en medios policiales y periodísticos con la guerra sucia contra ETA.

Gilbert Perret, por su parte, regentaba junto a otro socio, Emilio Romero, el bingo del Centro Aragonés de Castellón, sin lugar a dudas el más rentable de esta capital. Este socio, según publicó Diario 16, "tenía una fábrica de jabones y lejías denominada Ingoner, sita en la carretera de Nules a Villavieja, la cual, tras dos tentativas frustradas, ardió por completo hace ahora tres años".

Básicamente, estos tres negocios sustentaban la vida de los Perret en Castellón, sin que en ningún momento sus actividades conocidas en esta ciudad hicieran presagiar la presunta vinculación del clan Perret con los GAL.

Clément Perret, en unas declaraciones al diario Las Provincias de Valencia, el pasado mes de julio, señalaba: "nuestro medio de vida -la pastelería de Benicasim, el bingo y el restaurante ha tenido tan mala fama con los inventos de los periodistas que apenas si tenemos clientela. Y además, con toda esta sarta de historias que se publican en los periódicos nos estáis entregando literalmente en manos de los asesinos a sueldo del norte".

La vida de los Perret en Benicasim y Castellón transcurría con absoluta normalidad, si bien sus apariciones en lugares públicos de la costa habían remitido en los últimos años.. Al parecer, la policía española les dio protección hace ya tiempo, cuando se tuvieron noticias por los servicios de información de que. un comando de ETA intentaba atentar contra sus vidas. El propio comisario jefe de policía de Castellón, Rafael Iglesias, señaló ayer a EL PAÍS que en estos momentos no existía dicha protección.

Los rumores que circulan entre la población de Castellón sobre la actividad de los Perret aseguran una buena conexión de Gilbert y Clément Perret con la policía española. Incluso se comenta el hecho de que el inspector de policía Juan Antonio González Pacheco, llamado Billy el Niño y actualmente retirado de la actividad policial, pasaba temporadas en Benicasim con los Perret.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de agosto de 1985