Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Juan Manuel Sánchez Gordillo,

alcalde de Marinaleda, ha decidido suspender las fiestas que como todos los años se celebran en esta localidad sevillana entre los días 25 al 28 de julio. Los vecinos de su pueblo realizan desde hace un mes ocupaciones de fincas y otras acciones para pedir "trabajo, tierra y agua". El alcalde andaluz ha justificado la medida porque "sin alegría es imposible la fiesta; sin trabajo todo sabe a desesperanza y tristeza. La alegría, que es un derecho del pueblo, es imposible de ejercer cuando la miseria llega al cuello y desde el poder nadie ofrece ni siquiera la esperanza de disponer de un puesto de trabajo que nos devuelva la ilusión de vivir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de julio de 1985