INVERSIONES

El Banco de España puede elevar el coeficiente de caja

La actuación de bancos y cajas de ahorro de no ir a las subastas de pagarés hasta que éstas no suban sustancialmente los tipos de interés acercándolos a los que parece demandar el mercado ha provocado ya algunas tensiones con el Banco de España e incluso con el ministro de Economía. Las conversaciones han terminado en algunas ocasiones en advertencias sobre el poder de control que tiene el Banco de España por la vía de los coeficientes obligatorios.La cena que mantuvieron el ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, y el gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, con los presidentes de los grandes bancos y el de la patronal bancaria fue distendida hasta que se pasó a hablar de los tipos de interés y de la renovación del medio billón de pesetas de pagarés que vencen en el próximo mes y medio. En ese momento se hicieron explícitas las distintas posiciones que mantienen los bancos entre sí, y la sombra de una posible elevación de los coeficientes obligatorios planeó sobre la mesa del Banco de España.

Antes de la crisis ministerial ya hubo alguna advertencia en la reunión mensual que el Banco de España mantiene con los tesoreros de los ocho grandes bancos, a la que suele asistir Raimundo Ortega, director general del Tesoro y Política Financiera, así como los consejeros delegados de los grandes bancos. En la última reunión se advirtió a los responsables de los bancos que "no se podía forzar mucho la cuerda de no acudir a las subastas de pagarés", porque en tal caso el Banco de España modificaría al alza el nivel actual del coeficiente de caja para retirar del sistema el volumen necesario de dinero para recuperar el control monetario.

El coeficiente de caja está situado en la actualidad en el 18% de los pasivos computables de bancos y cajas de ahorro y puede elevarse hasta el 20% si es necesario, según lo previsto en la ley que lo actualizó y reguló. El coeficiente de caja se divide en una parte no remunerada, el 5%, y el resto recibe una retribución algo inferior al tipo de interés fijado en las subastas de pagarés del Tesoro.

La posible subida del coeficiente dependerá de que los bancos decidan cambiar o no su posición ante las subastas de pagarés que tendrán lugar la semana próxima y dentro de 21 días.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS