Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANDALUCÍA

El Partido Andalucista acusa al alcalde de Granada de irregularidades económicas

El Partido Andalucista (PA), a través de su secretario de organización, Antonio Ortega, ha realizado graves acusaciones contra el alcalde socialista de Granada, Antonio Jara. Ortega dijo que el alcalde ha comprado un piso en un edificio que es igal, en el conocido paseo de la Bomba, de la ciudad, y acusó asimismo al Ayuntamiento granadino de haber permitido numerosas arbitrariedades urbanísticas.

Criticó la compra de Centros Turísticos, Sociedad Anónima (Cetursa), en la que ha participado el Ayuntamiento de Granada, y la adquisición de los terrenos de Los Alijares por la Junta de Andalucía. Por su parte, Antonio Jara dijo no querer entrar en una "polémica de patio de vecinos"Antonio Ortega indicó que el edificio en cuya segunda planta se ha comprado el alcalde un piso es ilegal, ya que en el plan de urbanismo de 1983 se califica la zona en que está situado como BQ, lo que significa que los allí construidos deberían ser "bloques aislados cuyas lindes de las parcelas no pueden estar adosadas, y deben guardar un mínimo de separación de tres metros", y dijo que en este caso dicha característica no se cumple. Añadió posteriormente que, según el citado plan, sólo se permiten en la zona tres plantas, "cuando en este edificio se están construyendo seis". El secretario de los andalucistas indicó también que a los anteriores propietarios de los terrenos se les había denegado por tres veces consecutivas la licencia de obras.

Ortega manifestó que la compra en 922 millones de pesetas, por parte de la Junta de Andalucía, de los terrenos donde iba a construirse la urbanización de Los Alijares, en la colina de la Alhambra, y que fue paralizada por el Gobierno de la comunidad autónoma, supone una estafa para el contribuyente andaluz. Dijo que "ese es un dinero de todos los andaluces que no se podrá ya gastar en otras cosas más útiles". Añadió que "es seguro que van a servir para indemnizar al constructor que obtuvo una licencia ilegal del Ayuntamiento, y por esto es éste quien debería responder y no todos los andaluces".

Respecto a Cetursa, que fue comprada al Banco Central en 750 millones de pesetas por varias entidades públicas -entre las que se encontraba el Ayuntamiento granadino, aportando un 25%-, Antonio Ortega manifestó que fue lesiva para los intereses de la ciudad, ya que, en su opinión, las acciones de la empresa fueron sobrevaloradas. Añadió que el contrato de compra se hizo sin el preceptivo informe de Hacienda, que establece el reglamento de bienes de las corporaciones locales.

Por su parte, el alcalde de Granada, Antonio Jara, manifestó ayer en una improvisada conferencia de prensa que "ni el Ayuntamiento de Granada ni su alcalde van a entrar en polémica con políticos de fin de semana", en una clara alusión a los recientes ataques en parecidos términos recibidos del secretario general del Partido Comunista de Andalucía y al hecho de que tanto éste como Antonio Ortega sean políticos con cargos en Sevilla.

Antonio Jara añadió que "estamos más tranquilos que nunca y trabajando más que nunca por la ciudad, y son los granadinos los que saben apreciar esto", refiriéndose a los 69.000 votos obtenidos por él y su partido, el PSOE, en las últimas elecciones municipales, frente a los 700 obtenidos por los andalucistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de julio de 1985