El Parlamento italiano debatirá el caso de la ex terrorista indultada por Pertini

El Parlamento italiano debatirá el caso de la ex terrorista Fiora Pirri Ardizzoni, que el pasado jueves resultó favorecida por un indulto del presidente de la República, Sandro Pertini. Tras escuchar las protestas de una parte de la clase política y de la opinión pública, Pertini ha tenido que confesar que cuando concedió el indulto no sabía que Fiora Pirri fuera una ex terrorista.Quien parece desempeñar ahora el papel de cabeza de turco es el ministro de Gracia y Justicia, el democristiano Mino Martinazzoli, una de las figuras más serias del Gobierno y más independiente del partido, hasta el punto que se dice de él que "no parece un democristiano".

El ministro de Justicia ha respondido a los acusadores afirmando que ha obrado en toda conciencia. Martinazzoli ha destacado que Fiora Pirri es uno de los pocos casos de una ex terrorista disociada -es decir, actualmente disconforme con las. prácticas violentas- que ha cumplido más años de cárcel de los que tiene pendientes; que la mujer no es culpable de ningún delito de sangre y que no tiene otros procesos pendientes.

El ministro se ha defendido además con el argumento de que el indulto de Fiora Pirri es perfectamente coherente con el proyecto de ley sobre la disociación terrorista, aprobado ya por el Gobierno y remitido al Parlamento para que sea discutido y aprobado. Pero es precisamente esto lo que se le recrimina a Martinazzoli: ¿cómo se puede aplicar una ley tan delicada cuando aún no ha sido legitimada oficialmente?

Por el contrario, la nueva izquierda de Democracia Proletaria, que ha aplaudido el gesto del ministro de Justicia, pide que el aldabonazo de Pirri Ardizzoni sea sólo el primer paso para llegar a un indulto y a una amnistía más general de todos los que están en la cárcel acusados de terrorismo y ya se han disociado, y a condición de que hayan sido acusados sólo de delitos políticos.

En. el Parlamento pocos creen que Pertini no supiese realmente quién era la famosa Fiora Pirri Ardizzoni, y muchos están convencidos de que el fiel secretario general del presidente, Antonio Maccanico, se ha echado la culpa de todo el asunto con la loable intención de defender a su superior.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS