El "ecocidio" de Vietnam

La degradación de la naturaleza alcanza cotas de catástrofe en el país asiático a los 10 años del final de la guerra

Vietnam se enfrenta a una catástrofe ecológica provocada por tres décadas de guerra y la hiperexplotación de la tierra por una población que crece a ritmo acelerado, según las conclusiones a que se ha llegado en el estudio de un grupo conservacionista internacional. Preocupado , por la amenaza que supone la degradación de las zonas verdes para la producción de alimentos y el progreso económico, el Gobierno vietnamita se ha asociado a varias comisiones conservacionistas internacionales a fin de luchar contra la de gradación ecológica.

Más información
En clara regresión

La evolución actual podría dejar al país prácticamente sin bosques para el año 2000, desatando un ciclo de grandes inundaciones de zonas industriales y agrícolas y provocando escasez energética y de alimentos, según un estudio realizado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos NaturalesEl estudio achaca la destrucción a los constantes conflictos que asolaron Vietnam desde el año 1945, en guerra primero con Francia y después con Estados Unidos, los cuales acabaron cuando las fuerzas comunistas invadieron Vietnam del Sur en 1975.

"Durante esas guerras la población y el medio ambiente vietnamita sufrieron terriblemente y el campo fue sometido a tales grados de destrucción deliberada que dio lugar en inglés a una nueva palabra: ecocide (ecocidio)", dice el doctor John Mac Kinnon, uno de los consejeros del grupo conservacionista que llevó a cabo el estudio durante una visita de tres meses a Vietnam, que finalizó en enero.

Estrategia de conservación nacional

El estudio conjunto, originado por una sugerencia a los vietnamitas hecha hace dos años por el grupo conservacionista, pide una estrategia de conservación nacional que se iniciará este verano. Incluirá un programa de repoblación forestal masiva, planificación familiar y una campaña para concienciar a la población sobre la necesidad de preservar el medio ambiente.

El coste inicial del programa se ha calculado en unos 750.000 dólares; con la repoblación forestal y otros elementos adicionales se supone que costará varios millones más, según manifiestan representantes de la World Wildlife Fund, que publicó el estudio.

El documento, de 97 páginas, todavía en boceto, presenta una nación básicamente rural y agrícola devastada por una "destrucción deliberada del medio ambiente como táctica militar a una escala nunca vista en la historia de la guerra", y que todavía sufre sus efectos.

Hoy día menos del 23% del país está cubierto por bosques, comparado con el 44% en 1943, con una gran zona estéril que está ganando terreno a las zonas forestales y agrícolas, según informa el estudio. "Un tercio del país se considera ahora como terreno yermo", dice.

La comida es de interés primordial para los autores del informe, que señalan que la población de Vietnam está aumentando un 2,7% anual y ahora, con 60 millones de habitantes, es ya el doble que hace 40 años y se encuentra entre los países con mayor densidad de población del mundo, aun siendo un país agrícola.

"El país será incapaz de mantener su población y tendrá poco que vender a cambio de comida en un mercado internacional que también se enfrenta a la escasez de alimentos", recoge el informe. "Las ciudades estarán superpobladas y altamente contaminadas. Los conflictos internacionales se precipitarán y la seguridad natural se verá debilitada'.

Citando datos de fuentes gubernamentales vietnamitas y de Estados Unidos, el informe señala que la guerra le costó a Vietnam 20.000 millones de metros cúbicos de madera comercial e inutilizó 150.000 hectáreas de plantaciones de caucho, por los bombardeos, excavaciones y fumigaciones con herbicidas.

"Los efectos a largo plazo son realmente los más serios. Más de 12 años después de las fumigaciones, los bosques aún no se han recuperado, las, pesquerías han visto reducida su variedad y productividad incluso en aguas costeras y la vida salvaje no ha vuelto, la productividad de las cosechas está por debajo de niveles anteriores y hay un gran incremento de enfermedades de origen tóxico y cancerígenas".

"El inmenso daño producido por los 25 millones de cráteres provocados por las bombas, que causaron el desplazamiento de miles de millones de metros cúbicos de tierra, dio como resultado amenazas de tipo sanitario y desviaciones de los cursos de agua", añade el informe, "y las partículas de metralla incrustadas en los árboles existentes hacen su madera menos valiosa".

Representantes de la World Wildlife Fund manifiestan que las estadísticas de Estados Unidos indican que sobre cosechas y bosques se arrojaron más de 72 millones de litros de herbicidas, conocidos como agentes naranja, blanco y azul. Estos herbicidas contenían dioxinas que todavía hoy mantienen sus propiedades tóxicas. El informe cita cifras vietnamitas que indican que se han visto afectados más de 180 millones de hectáreas.

Otros daños adicionales fueron causados, según el informe, por la explanación de grandes espacios forestales, tierras de cultivo e "incluso pueblos y cementerios" con las enormes excavadoras utilizadas por las tropas norteamericanas para la búsqueda de guerrilleros en el sur, además del incendio con napalm de grandes áreas de bosque.

El informe manifiesta también que las fuerzas de Estados Unidos destruyeron diques y otros "sistemas de producción agrícola", provocando en zonas de montaña corrimientos de tierra mediante bombardeos, además de los efectos provocados por fumigaciones, con un ácido sin identificar, de las rocas calizas. Asimismo, atacaron con fusiles, bombas y napalm animales tales como elefantes y ganado para impedir su utilización en el transporte y devastaron extensas zonas de tierra con "bombardeos de saturación".

Queda cerca del 21% de los 1.311.620 kilómetros cuadrados de superficie de Vietnam utilizable para la agricultura y el 36% para los bosques, y el 39% de la supecie territorial es poco o nada utilizable productivamente. Además "la superficie agrícola actual es suficiente para alimentar totalmente a la población y hay que hacer grandes importaciones de alimentos", añade el informe.

Carencia generalizada de animales

A la vez que alerta por la carencia generalizada de animales debido a los daños de la guerra, Mac Kinnon indica que debido a la necesidad de conseguir alimentos y gracias a la amplia disponibilidad de armas de fuego se ha llegado a casi desaparición de pequeñas aves comestibles en algunos pueblos. Mac Kinnon y dos oficiales vietnamitas, los doctores Vo Quy Le Thac Can, del Comité Gubernamental para la Protección de Investigación del Medio Ambiente concluyen: "La rehabilitación de medio ambiente y la reparación algunos de los daños de esta guerra es actualmente uno de los principales programas del Gobierno pero la magnitud del programa superior a lo que los recursos ténicos y financieros de Vietnam pueden conseguir sin ayuda".

Mac Kinnon, sin embargo, puso de relieve que incluso sin la devastación de la guerra Vietnam se enfrentaría a problemas de pobreza del suelo y exceso de agua; con suelo ácido, corrientes hidrológicas irregulares e inundaciones y tifones en los deltas de los principales ríos. "Pero eso fue empeora por la guerra", dice. "En el suelo todavía hay sustancias tóxicas el Sur, se ha perdido mucha superficie forestal, las comunicaciones se interrumpieron y la industria casi desapareció. Los vietnamitas vuelven a ser realmente rústicos granjeros, con herramientas primitivas y manuales y trabajo duro que tratan de poner de nuevo marcha el país".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS