Tragedia en la final de la Copa de Europa en Bruselas

Más de 800 muertos en estadios de fútbol

Más de 800 espectadores han fallecido en estadios de fútbol en 82 años, desde que en 1902 se produjera el primer Incidente. Un alto porcentaje de tales defunciones tuvo su origen en el movimiento incontrolado de una gran masa de público, presa de pánico o desorden, provocado por algún tipo de alteraciones del orden o acciones individuales de algunos hinchas. Otros casos se han debido a accidentes ocasionados por deficiencias técnicas de algunos estadios.

Más información

La primera tragedia que tuvo por escenario un estadio de fútbol sucedió en Glasglow, el 5 de abril de 1902, en el estadio de Ibrox Park Jugaban un encuentro amistoso las selecciones de Escocia e Ingla terra. El número de espectadores que llenaban el estadio superaba su capacidad, 68.114 en lugar de los 40.000 para los que estaba construido. A los diez minutos de juego, una de las tribunas se derrumbó. El resultado fue de 25 muertos y 168 heridos de grave dad. Ibrox Park fue escenario de otras tragedias, pero la mayor estuvo provocada por una pelea entre aficionados del Celtic de Glasglow y el Glasglow Rangers. El saldo final fue de 66 muertos y 150 heridos.La mayor tragedia ocurrió en el continente americano. El 24 de mayo de 1964, 300 personas perdieron la vida y 500 resultaron heridas en el estadio Nacional de Lima. Perú y Argentina jugaban un encuentro de clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio. Tras anularse un gol al equipo peruano, un espectador saltó al terreno de juego y fue agredido por la policía. El público comenzó a arrojar objetos a las fuerzas del orden y éstas Contestaron con el lanzamiento de gases lacrimógenos. Los espectadores, al intentar escapar, se encontraron con las puertas de salida cerradas y quedaron bloqueados.

Cuatro años más tarde, el 23 de junio de 1968, durante el encuentro River Plate-Boca Juniors, en Buenos Aires, unos aficionados lanzaron unos cohetes, que el público tomó por un incendio, lo que produjo una avalancha humana que causó 80 muertos y 150 heridos.

El derrumbamiento de una barra de acero reforzado bajo el pesó de la multitud, en el estadio de Glasgow, arrojó un saldo de 66 muertos y 145 heridos, en el encuentro entre el Celtic de Glasglow y el Glasglow Rangers, el 2 de enero de 1971.

El 11 de febrero de 1974, en El Cairo, una parte de la tribuna del estadio Zamalek se vino abajo: murieron 48 personas y se contabilizaron 47 heridos. La causa del siniestro fue que el estadio, que tenía capacidad para 40.000 espectadores, acogió a 80.000.

Siete años más tarde, el 9 de febrero de 1981, 21 personas resultaron muertas y varias decenas heridas al derrumbarse una de las puertas de madera del estadio del Olympiakos, en Atenas. Según testigos presenciales, el suceso ocurrió cuando las puertas del estadio no se abrieron a tiempo, y la salida apresurada de los espectadores provocó que fueran materialmente aplastados por los que presionaban para alcanzar el exterior.

25 personas fallecieron y alrededor de 200 resultaron heridas, al término de un partido disputado en el estadio Pascual Guerrero de la ciudad colombiana de Cali. El suceso se produjo a consecuencia de un acto de gamberrismo, cuando algunos aficionados comenzaron a orinar desde una tribuna alta sobre los espectadores, lo que originó una gran confusión entre quienes pretendían abandonar el campo. Un año antes, en Ibagué, en el estadio Murillo Toro, habían muerto 15 personas.

Por otra parte, el fútbol argentino ha sido pródigo en este tipo de sucesos. Durante 1983, la violencia y la muerte fueron las notas dominantes de la temporada argentina. La violencia llegó a tales extremos que los aficionados arrojaban granadas a los campos de fútbol, incluso, en alguna ocasión, fue necesaria la intervención policial para evitar el linchamiento de jueces, árbitros y aficionados de equipos contrarios. Las cifras de ese año hablan de, al, menos, seis muertos y centenares de heridos y detenidos. Esta situación se ha repetido durante la temporada actual, lo que ha obligado al Gobierno. argentino, el 9 de abril de este año, a suspender la Liga de Fútbol por un tiempo indefinido.

El 11 de mayo pasado, 53 personas murieron y vanos centenares fueron heridas, a consecuencia de un incendio que destruyó en pocos minutos la tribuna principal del campo de fútbol del equipo Bradford City, en la ciudad del mismo nombre, en el norte del Reino Unido. Muchas de las víctimas, calcinadas, no pudieron ser identificadas. Quince días después, 10 personas murieron asfixiadas en uno de los túneles de acceso al estadio olímpico, donde dos equipos de la capital mexicana disputaban un encuentro, al precipitarse en tromba al interior del estadio con la pretensión de asistir al espectáculo en directo, y encontrarse una segunda puerta que les cerraba el paso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de mayo de 1985.

Lo más visto en...

Top 50