Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Purificación Angue Ondo

Titular del organismo de Promoción de la Mujer de Guinea Ecuatorial, invita a las españolas a conocer a las guineanas

Viceministra de Trabajo, Seguridad Social y Promoción de la Mujer de Guinea Ecuatorial desde hace cuatro años, Purificación Angue Ondo estuvo la semana pasada en Madrid invitada por el Instituto de la Mujer. Soltera y madre de seis hijos, expresa con igual fuerza su dolor por la tardanza en ser invitada por España y su idea de que la mujer guineana tiene mucha libertad. Maestra de profesión, fue detenida en varias ocasiones durante el mandato del presidente Macías en los primeros años de independencia de Guinea Ecuatorial, lo que la obligó a huir a Gabón. Allí vivió exiliada de 1973 a 1980 dando clases de español en un colegio.

La labor desempeñada por el organismo de Promoción de la Mujer que dirige Angue Ondo está encaminada fundamentalmente, dice, "a ayudar a las mujeres a tener confianza en sí mismas", y resalta con fuerza que no se puede hablar de proceso de liberación de la mujer en Guinea Ecuatorial porque "no estamos esclavizadas".Purificación Angue Ondo, de 40 años, fue detenida el 4 de diciembre de 1968 por sus ideas contrarias al régimen del presidente Macías. En ese momento trabajaba en el Ministerio de Asuntos Exteriores y había dejado la enseñanza, en donde ejercía como maestra desde 1964. No sabe explicar cuál fue el motivo de las sucesivas detenciones de que fue objeto a lo largo de cinco años. Tal vez, dice, porque yo no voté al presidente Macías". Obligada por la situación, tuvo que huir a Gabón a través del bosque. Allí vivió exiliada siete años, durante los cuales enseñó español en un centro de enseñanza secundaria.

Preguntada sobre su vivencia personal del proceso de independencia, asegura que la situación no preocupaba a la juventud y tampoco a ella. Sin embargo, tras ese estudiado desinterés hacia España, parece intuirse un cierto resentimiento, que a continuación manifiesta de manera explícita. Tras resaltar que ha viajado invitada por los Gobiernos de países de todos los continentes, con la excepción de Oceanía, durante los cuatro años que lleva en el cargo de viceministra, destaca que España, que tenía que haber sido la primera en invitarla, no lo había hecho hasta ahora. Esa contradictoria actitud de indiferencia hacia España vuelve a aparecer cuando se le pregunta qué es lo que más le ha llamado la atención en su visita a Madrid, y refiriéndose a las salidas nocturnas que hizo al teatro y demás espectáculos acompañada por miembros del Instituto de la Mujer contesta: "Creo que todo eso ya lo sabía yo por la historia, por todo lo que estudié, por los periódicos; es tal y como se me había dicho y no lo encontré distinto".

Esa ausencia de España en Guinea Ecuatorial se hace patente de nuevo cuando habla de la dificultades por las que atraviesa su departamento. "No tenemos ni coches", dice; tan sólo 'dos pequeños Renault que nos donó Francia y dos Toyota que nos cedió la ONU". Y añade: "De 1981 a ahora no hemos recibido nada de España".

Angue Ondo no se siente extraña en el papel de formación que ahora desempeña, pues "al ser maestra y madre siempre he formado", dice. Aunque, eso sí, habla de la dificultad que supone para la tarea que lleva a cabo la carencia de un idioma único, ya que en Guinea Ecuatorial hay cinco idiomas maternos, lo que dificulta, por ejemplo, la tarea de alfabetización.

Hija única de una familia sin problemas económicos, Angue Ondo presume de haber trabajado desde que terminó sus estudios, y resalta que en su país "la mujer, de siempre, ha tenido mucha libertad", al tiempo que invita a las españolas a. conocer a las mujeres del único país africano de habla hispana y al que dice se conoce mal y sólo a través de la prensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de mayo de 1985