Catástrofe en la bahía de Algeciras

Don Juan Carlos visitó a los heridos ingresados en La Línea

"El Rey estuvo muy amable, muy agradable con nosotros", comentó Jaime García Suárez, primer oficial del Camponavia y capitán has ta hace un mes de ese barco, después de que don Juan Carlos visitase a los heridos de la planta primera de la residencia de La Línea de la Concepción. El helicópteo real tomó tierra en el campo de fútbol de La Línea a las 10.55 horas, procedente de Jerez. Diez minutos más tarde, la comitiva, integrada además por el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra y el presidente de la Junta de Anda lucía, José Rodríguez de la Borbolla, llegó al centro sanitario donde convalencen los supervivientes del petrolero español siniestrado.Varios centenares de personas congregados en los alrededores aclamaron al Rey, que, con notables dificultades y entre apretujones, se dirigió a la planta primera. Allí saludó personalmente a los heridos, les preguntó cómo se encontraban y les dio ánimos. "El Rey se alegró mucho de que nos recuperásemos, nos preguntó sobre las circunstancias del accidente y cómo pudimos salir de allí. Se lo hemos contado todo y le hemos dicho que gracias a un chaval estamos vivos", decía uno de los tripulantes, Fernando González, instalado en la habitación 120.

Más información
Directivos de CEPSA creen tener pruebas concluyentes de que la explosión de Algeciras se inició en el petrolero panameño

Después de la visita a la planta el Rey se trasladó a la sala de espera, donde se encontaban supervivientes ilesos y familiares de los heridos. En ese lugar tuvo un emocionado encuentro con el joven Francisco Javier Beza González, el muchacho que salvó a seis tripulantes que se hallaban asidos a una boya en los alrededores del infierno flotante.

Concluida la visita a los enfermos el Rey regresó de nuevo al estadio linense para, a bordo del helicóptero, realizar una inspección ocular del lugar del accidente, que sobrevoló varias veces.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS