_
_
_
_

Diana Arosemena

La esposa del embajador de Panamá en España es destacada figura del periodismo y de la política de su país

Premio Nacional de Periodismo 1978, nieta de un presidente de la República panameña e hija de diputado, Diana Arosemena, casada con Carlos Ozores, embajador de su país en España, era, hasta el 31 de diciembre, directora general de los informativos del canal 2 de televisión en su país y directora de un programa de televisión propio: Con Diana Arosemena. Residente en España desde que recientemente su marido fue nombrado embajador, y enamorada de su profesión, considera este período sólo como un paréntesis en su vida.

Un par de preguntas bastan para desencadenar el relato de su trayectoria profesional. "A los 16 años decidí ser periodista, una gran periodista, y, curiosamente decidí también que iba a ser diplomática, algo que sólo se ha cumplido indirectamente", dice Diana Arosemena, una mujer que no se considera ambiciosa, pero sí una persona "de metas". Es evidente, por el tono de su voz y el énfasis que pone en sus palabras, que es directa y segura de sí misma. "No me gusta que me llamen embajadora; no aspiro a ser una mujer felizmente casada, sino una profesional felizmente casada". Diana Arosemena es probablemente, a sus 39 años, la periodista más popular de Panamá. "No soy modesta, la modestia es una cualidad de los hipócritas; soy bocona, lo que en mi país llaman a una persona que dice siempre lo que piensa".Pionera del periodismo, estudió en Estados Unidos durante una corta temporada, pensando dedicar sus energías a la rehabilitación de drogadictos. Regresó a Panamá presionada por problemas familiares e ingresó en la Escuela de Periodismo, donde uno de los profesores la animó para que se presentara a una prueba de televisión "Durante un mes fui presentadora de los informativos, y seis meses más tarde, el general Omar Torrijos me envió a Washington como consejera de prensa en nuestra embajada, pero realmente mi trabajo fue de corresponsal de prensa para todos los medios de comunicación de Panamá. Esta experiencia de tres meses creo que fue lo que me graduó en periodismo. Yo siempre he pensado que el periodismo no se aprende, que es una cuestión de aptitud".

Después de varios años de trabajar en otros medios tuvo lo que siempre quiso, su propio programa de televisión, Con Diana Arosemena, del que era directora y productora. Cuando, el pasado mes de diciembre, su marido, hasta entonces vicepresidente de la República, fue nombrado embajador en España, Diana era ya directora general de noticias de Televisora Nacional SA Panamá.

Torrijista por convicción, pero diputada suplente por el Partido Liberal, cree que su trayectoria profesional refleja de algún modo la de la mujer panameña. "En comparación con otros países en nuestras mismas condiciones, Panamá ha ofrecido en términos generales muchas ventajas a la mujer; por ejemplo, nosotras ejercimos el voto a inicios de los años cuarenta. Espero que mi experiencia en el mundo de la comunicación haya podido interesar a otras mujeres en esta profesión donde hay tantas satisfacciones y tantas frustraciones".

De familia influyente, Diana Arosemena, mujer de metas planificadas a largo plazo, parece contar con todas las bazas a su favor para lograr en el futuro uno de sus sueños: presentarse a diputada -para ganar- en las elecciones de 1989. Tampoco deja de lado, en todo caso, la idea de reanudar su trabajo en televisión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_