Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ingresa en prisión preventiva el presunto causante de la muerte de un espectador en Cádiz por el lanzamiento de un cohete

Juan Manuel Orozco Sánchez ingresó en prisión preventiva por presunta imprudencia al ser el autor del lanzamiento de un cohete que causó la muerte de Luis Montero Domínguez, de 56 años de edad, en el transcurso del partido Cádiz-Castellón del pasado domingo. La víctima recibió un fuerte impacto en el pecho. Los especialistas en efectos navales consideran el cohete de utilización peligrosa, pues se destina habitualmente para la localización de embarcaciones en peligro en alta mar.Según los técnicos en efectos navales, el tipo de cohete causante de la tragedia, señal de socorro marítimo, con paracaídas paraman, está diseñado para ascender a unos 1.500 metros, verticalmente, pero hizo impacto en el pecho y estómago de la víctima, horizontalmente, a unos 10. Tiene unos 70 centímetros de largo y ocho de diámetro y es caro (entre 1.800 y 2.000 pesetas). Cabe pensar que, al tener una fecha de caducidad especificada por ley, pudiera ser un cohete desechado de su función.

Tiene una técnica especial de lanzamiento, una fuerte potencia y resulta claramente peligroso usado de forma temeraria. Las embarcaciones suelen disponer de un tubo preparado para su lanzamiento. Según todas las impresiones, el accidente podría haber resultado aún más grave de haber afectado a más de un individuo.

Luis Díaz Montero, sobrino del fallecido, ha informado que la familia ha solicitado la actuación de un abogado para que estudie la posibilidad de una indemnización por la que consideran situación de abandono en la que quedan las dos hermanas de la víctima, Paz y Manuela, ambas mayores de 50 años (sólo una cuenta con una pequeña pensión, en tanto que la otra está.en paro). El mismo portavoz familiar mostró su deseo de que sucesos así no vuelvan a repetirse en los campos españoles.

En torno al Cádiz Club de Fútbol se vive un ambiente de confusión. Según el presidente, Manuel Irigoyen, "además del dolor de la familia, este suceso ha hundido al Cádiz más que el haber ascendido perdiendo en casa". Afirmó también conocer al socio fallecido: "me saludaba a menudo y apoyó siempre mi candidatura". Sobre la posible responsabilidad que pudiera corresponder al club en el accidente, puso cara de asombro, pero afirmó que aceptaría lo que dijera la justicia.

La norma reguladora, actual para este tipo de sucesos es el Reglamento General de Policía de Espectáculos y Actividades Recreativas, publicado mediante Real Decreto el 27 de agosto de 1982.

Se refiere de forma genérica a las condiciones de seguridad en cuanto a las estructuras y, a las personas, en recintos públicos.

Al sepelio del fallecido asistieron compañeros suyos de Astilleros, miembros de la directiva y jugadores del Cádiz, además de familiares y, amigos. El féretro fue llevado a hombros al cementerio.

Expediente

El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (FEF), según informa Carlos Funcia desde Sevilla, abrirá expediente sobre el suceso. Daz Aguero, el árbitro de la contienda será llamado a declarar ante el comité una vez leído el contenido del acta del encuentro. Muy probablemente, el expediente lleve consigo una sanción económica al Cádiz como propietario del campo, según la normativa deportiva contenida en el reglamento de régimen disciplinario de 1981, que sanciona por arrojar objetos a los terrenos. En la federación existía ayer, gran preocupación por el hecho, calificado de "lamentable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de abril de 1985