Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores se consideran víctimas de la "irracional y cobarde violencia"

Los trabajadores guipuzcoanos de Koipe aprobaron ayer por unanimidad un escrito dirigido implícitamente a ETA en el que muestran su desprecio por los autores del atentado. "Nos ha tocado hoy ser víctimas directas de la irracional y cobarde violencia de quienes con falsa y cínica autotitulación de 'defensores de la clase trabajadora vasca' van contribuyendo a profundizar la cima del paro, el dolor y la miseria de este pueblo". "Nosotros, indican, hemos luchado para evitar el desmantelamiento de esta empresa y su ubicación en otras regiones; seguimos empeñados en mantener los puestos de trabajo en San Sebastián y con ellos la existencia de nuestras familias en esta tierra para que lo creado por todos continúe estando entre nosotros".La plantilla de Koipe de Guipúzcoa, compuesta por 123 trabajadores, afirma que el atentado, que califican de salvaje, además de ocasionar la pérdida por un tiempo imprevisible de 45 puestos de trabajo, deja a otras tantas familias en la angustia y la inquietud con un futuro problemático e incierto. "A los autores del atentado, añade, les decimos desde la impotencia de nuestra indignación, que sepan que no los necesitamos para nada; que los despreciamos profundamente, que se vayan con su odio, su fanatismo, su demagogia, sus alucinaciones y su fascismo... ¡Que nos dejen en paz!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de abril de 1985