El asesinato de Díaz Arcocha

Gaceta del Norte

Pese a la conocida inutilidad de las invocaciones no se puede dejar pasar sin condena el asesinato del teniente coronel Carlos Díaz Arcocha, superintendente jefe de la Ertzantza. La denuncia de la pena de muerte y la apuesta por su abolición no excluye casos ni admite excepciones. Menos aún cuando la víctima representa precisamente una parte importante de lo que ha conseguido el pueblo vasco en su camino hacia la autonomía y las cotas más altas posibles de soberanía. (...)La muerte del jefe de la Ertzantza suma así factores subjetivos importantes para el pueblo vasco al mero hecho objetivo de la muerte violenta de un ciudadano. No se ha disparado contra un teniente coronel del Ejército, como podrían pretender algunas justificaciones, sino contra el jefe de la policía vasca, y cualquier intento de desdoblar la figura del fallecido no sólo va a ser difícilmente asumido por la opinión pública sino que supondrá un intento de visión esquizofrénica, y por tanto enferma, de nuestra realidad.

Más información
El asesinato de Díaz Arcocha
El asesinato de Díaz Arcocha

Ante la nueva muerte, nuestra condena; pero una condena con el agravante de haberse dirigido a descabezar uno de los más significativos logros de la Euskadi autonómica. (...)

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS